Zona de Strikes: Sandy Moreno con enorme reto al frente del Bóer

Sandy Moreno fue un jugador agresivo y muy competitivo sobre el terreno. Tal vez eso es lo que necesita el Bóer para ganar el campeonato próximamente

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

Sandy Moreno no le teme al reto, pero tendrá que probar que puede caminar sobre las brasas.

Joe Torre lo entendió muy pronto: “Mi estabilidad va a estar en dependencia del lugar que ocupen los Yanquis en la tabla de posiciones al finalizar la temporada”, dijo mientras asumía el cargo de mánager a inicios de 1996.

Torre no conquistó el título cada año, pero durante once temporadas permaneció al timón del polémico conjunto neoyorquino, porque ganó seis veces el gallardete de la Liga Americana y en cuatro ocasiones la Serie Mundial.

Salvando las distancias, en el Bóer no parece ser de otra forma. Ronald Tiffer llevó a la Final a los Indios en dos de sus tres temporadas, pero como no ganó el título, ha sido destituido y Sandy Moreno entra en su lugar.

De tal manera que Sandy ya está advertido. De hecho, lo vivió en carne propia hace diez años (2009) cuando le dieron las riendas del club y lo llevó a las semifinales. No pasó de ahí y luego perdió el trabajo como timonel.

Así funcionan las cosas en el Bóer, equipo que necesita su más grande ajuste dentro de su directiva. Sin embargo, eso no lo puede controlar Moreno. Su misión es ganar el campeonato o quizá corra la misma suerte que Tiffer.

Lo esencial es que Sandy no le teme al reto, dispone de la capacidad necesaria y además cuenta con el personal idóneo para intentar atrapar el título. Es asunto de crear la mejor atmósfera interna y salir a pelear cada partido.

Sandy necesita jugar un beisbol agresivo, justo como lo hacía cuando era pelotero. Arriesgando sin temor, pero sin llegar al suicidio. Dispone de un Bóer bateador y un picheo con brazos de experiencia y otros todavía en formación.

En líneas generales tendrá un buen conjunto, que además va a presentar a varios chavalos de futuro en su infield, junto a veteranos de amplio recorrido en el juego. Es sin duda, aspirante al título, con la misión de ganarlo.

Una tropa a la que ayudó a ganar campeonatos en los años noventa, demanda ahora del entusiasmo, la picardía y conocimientos de Sandy para acabar con la sequía de cinco años sin títulos. Su último fue en 2014 ante la Costa.

¿Podrá? Pronto vamos a saberlo. Tiene el material y la confianza para conseguirlo. Y eso es clave.

Sigue a Edgard Rodríguez por Twitter: @EdRod16