Estrepitosa caída de las importaciones en Nicaragua por derrumbe del consumo interno

El informe sobre comercio exterior del Banco Central de Nicaragua (BCN) señala que entre enero y noviembre del año pasado, se pagó en el exterior 4,808.8 millones de dólares, 14.2 por ciento menos con respecto a igual periodo de 2017.

Debido a la crisis sociopolítica, la población ha restringido su consumo fuertemente y las perspectivas este año no son nada alentadoras mientras no se dé un acuerdo político para superar la crisis. LAPRENSA/ARCHIVO

La caída del consumo interno, como consecuencia de la crisis sociopolítica que lleva 280 días sin ser resuelta, se vio reflejada en el comportamiento de las importaciones de bienes, que hasta noviembre acumularon una estrepitosa caída de hasta 19 por ciento.

El informe sobre comercio exterior del Banco Central de Nicaragua (BCN) señala que entre enero y noviembre del año pasado, se pagó en el exterior 4,808.8 millones de dólares, 14.2 por ciento menos con respecto a igual periodo de 2017. Si se excluye lo que se pagó por importaciones de petróleo y derivados, el indicador se hunde hasta 19 por ciento con respecto a igual periodo del año anterior.

En economía una reducción en las importaciones es positiva, siempre y cuando esté estimulada por mejoras en la producción interna y que impulse las exportaciones y supla el consumo nacional.

Este no es el caso. El derrumbe de las importaciones de bienes duraderos y no duraderos tiene su origen en la contracción de las actividades económicas y el consumo de los hogares, como consecuencia del impacto de la crisis sociopolítica que estalló en abril de 2018 y que le ha pasado factura a la economía en todos sus eslabones.

Lea:Exportaciones de Nicaragua caen en valor, pero crecen en volumen

A excepción de las importaciones de crudo y derivados, todas las compras desde el exterior cayeron, siendo los bienes duraderos los más azotados.

En su conjunto, la factura por importación de bienes duraderos se contrajo 30.9 por ciento, debido a menores compras de electrodomésticos, llantas y neumáticos de automóviles, teléfonos (incluyendo los teléfonos móviles), máquinas para lavar ropa y refrigeradores.

Entre enero y noviembre del año pasado se importó 11,465 toneladas en electrodomésticos, inferior a las 15,628 toneladas que se trajo en el 2017, según cifras oficiales del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Lo anterior provocó que Nicaragua pagara hasta noviembre unos 106.4 millones de dólares por los electrodomésticos, inferior a los 178.2 millones que en similar lapso del 2017.

Hogares con menos consumo

En el tercer trimestre del año pasado (julio-septiembre) el consumo de los hogares cayó 7.1 por ciento, un nivel no visto en años.

Esa caída del consumo de los hogares entre julio y septiembre —el nivel más grave respecto al segundo trimestre, cuando el país estuvo más hundido en lo peor de la crisis (-6.7 por ciento)— ocasionó que en promedio este indicador se redujera 4 por ciento hasta el noveno mes del año pasado, lo que también incidirá en el comportamiento que tenga en el 2018 el Producto Interno Bruto.

La caída de la demanda de los hogares también está ligada con la contracción en la importación de productos no duraderos, que incluye a los alimentos. Se trajo menos productos médicos y farmacéuticos, así como productos de vestuario y calzado.

Lea:Nicaragua importa menos alimentos, vestuario, electrodomésticos, maquinarias, insumos agrícolas e industrial

Golpe en la actividad productiva

La reducción en la mayoría de las actividades económicas también incidió en la caída de las importaciones de bienes intermedios de 12.81 por ciento. Se pagó hasta noviembre 1,313.9 millones de dólares, menor en 193.1 millones a lo importado en igual período de 2017.

Este comportamiento estuvo asociado con menores compras de materiales de construcción, bienes para la agricultura y la industria.

“En la agricultura se observó menor adquisición de fertilizantes y agroquímicos y otras materias primas agrícolas; en la industria disminuyeron las compras para la industria de la madera, papel y conexos, la minera y metálica básica, y la de sustancias químicas y farmacéuticos”, indica el BCN.

Esto coincide con el planteamiento que hizo esta semana el presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua, Sergio Maltez, quien indicó que dada la caída del acceso al crédito, los productores, particularmente los de café, no están usando fertilizantes en las siembras.

“Para poner un ejemplo, en el caso del café, muchos productores no pudieron fertilizar las plantaciones porque no hubo crédito, como consecuencia la cosecha de café viene con un 15 o 20 por ciento de rendimiento menos”, dijo Maltez al referirse a los estragos de la caída del crédito en la economía, como consecuencia de la crisis sociopolítica.

Lea:Venta e importaciones de vehículos en caída libre en Nicaragua

Venta de vehículo deprimida

También el desplome de la inversión privada y extranjera está pasando factura a las importaciones de bienes de capital, que hasta noviembre sumaba 840.1 millones de dólares, inferior a los 1,166.3 millones de dólares en igual periodo del 2017. Esta contracción fue resultado de menos compra de bienes de transporte, industria y agricultura.
En el caso de las importaciones de vehículos, las cuales disminuyeron un 38.2 por ciento, fue resultado de menos compra de vehículos tipo sedán, motocicletas y autobuses.

La decisión de los bancos de suspender la entrega de créditos, como parte de las medidas para enfrentar la fuerte salida de depósitos, también ha contribuido a la caída en las ventas de vehículos. Esta situación tiene al borde de la extinción a dicha actividad económica.

Las distribuidoras de vehículos se han visto obligadas a cerrar la mayoría de sus sucursales y a centrar sus operaciones en las sedes ubicadas en la capital. Esto ha dejado sin empleo a entre el 35 y 40 por ciento del personal de estas empresas.

Economistas han advertido que mientras no se llegue a un acuerdo político, la situación económica en el país no va a mejorar en el país.

Crece factura petrolera

D e enero a noviembre del año pasado, Nicaragua pagó 921.7 millones de dólares en concepto de importaciones petroleras y derivados, lo que equivale a un crecimiento del 14.3 por ciento más en relación con el mismo lapso de 2017, revelan cifras del Banco Central de Nicaragua (BCN).

En el 2017 para esta misma fecha, la factura petrolera (petróleo crudo, derivados y lubricantes) en el país sumaba 806.1 millones de dólares.

El BCN detalla en su informe que lo que determinó este aumento fue el precio del crudo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Nicaragua.

En el caso del petróleo crudo, se mostró un crecimiento de 38.9 por ciento en valor, en cuanto a volumen sumaron 4,325.8 miles de barriles, inferior en 6.1 por ciento a lo registrado en igual período de 2017.
En el caso de los combustibles, el incremento de los precios fue de 23.8 por ciento. En cuanto a volumen este disminuyó 610.2 miles de barriles (-8.1 por ciento), con respecto a igual período de 2017.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: