Cosep exige a la Policía Orteguista retirar señalamientos contra el sector privado e insiste en el diálogo para superar la crisis

En un comunicado leído esta mañana por el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, la empresa privada dijo que no van a renunciar a los derechos constitucionales de los nicaragüenses y llamó al diálogo.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) exigió hoy a la Policía Orteguista que retire los señalamientos contra el sector privado, que utilizó ayer para no autorizar el permiso para realizar una marcha hoy en Managua, dado a que estos no tienen fundamentos legales.

La Policía Orteguista acusó ayer al sector privado de golpista y delincuente, que formó de un supuesto plan para sacar del poder a través de un golpe de Estado a Daniel Ortega.

En un comunicado leído esta mañana por el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, la empresa privada dijo que no va a renunciar a los derechos constitucionales de los nicaragüenses y que eso incluye  no dejar el papel que ha jugado el sector privado en reclamar cambios en Nicaragua.

«La Policía Nacional sin asidero legal alguno rechaza nuestra solicitud y con argumentos políticos contrarios a los principios de actuación policial y de legalidad y profesionalismo, nos acusa de ser partícipes de una serie de actividades absurdas que rechazamos enérgicamente. Exigimos que en forma inmediata se retiren las acusaciones infundadas de la autoridad policial», se pronunció Cosep en un comunicado conjunto con Funides y Amcham.

El sector privado llamó al diálogo para superar la crisis política que ha dañado el tejido social y ha empeorado la situación de los derechos humanos y la economía nicaragüense.

«El compromiso del sector privado de trabajar por democracia, justicia, seguridad y prosperidad es invariable, por lo que le transmitimos al gobierno que no renunciaremos a nuestros principios cívicos y democráticos y le hacemos una llamado patriótico al diálogo nacional. Nuestro compromiso con Nicaragua como patria de todos y nuestra convicción de que solamente dialogando podemos salvar a nuestro país, es hoy más firme que nunca», puntualizó.

Lea: Los cinco falsos argumentos que utilizó la Policía Orteguista para negar el permiso de la marcha convocada por la empresa privada

El pasado lunes el Consejo Superior de la Empresa Privada, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) y la Cámara de Comercio Americana (Amcham) introdujeron una petición para movilizarse pacíficamente este jueves y pidieron protección policial para los que asistieran a la concentración.

El sector privado invocó el artículo 54 de la Constitución Política para obtener la autorización que finalmente fue negada luego que la Policía Orteguista lo tildara de golpista y delincuente por participar en el levantamiento en abril.

El artículo constitucional al que apela la empresa privada establece que los nicaragüenses tienen derecho “a la concentración, manifestación y movilización pública”.

Lea más: Cosep, Amcham y Funides piden permiso a la Policía Orteguista para movilización este jueves

El declaraciones a LA PRENSA ayer, Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides, y el vicepresidente del Cosep, Sergio Maltez, rechazaron el  señalamiento  de la PO y recordaron que el sector privado lo que hizo fue unirse al clamor nacional de que parara la represión estatal y se buscara una salida a la crisis a través de elecciones adelantadas y reformas institucionales.

«Nosotros no hemos sido ningunos golpistas, un golpe de Estado se forma o se crea de una manera secreta y además a través de militares, y no hemos hecho eso. Lo que sí, nosotros como sector privado al ver que se estaba reprimiendo a la población y se estaba asesinando a la población, entonces obviamente no podemos quedarnos callados”, afirmó Maltez.

Maltez señaló que tampoco podían quedarse en silencio viendo como de forma arbitraria encarcelan a nicaragüenses inocentes.

A criterio de Chamorro, los señalamientos de la PO son irresponsables y calumniosos e indicó que lo único que han hecho es estar al lado de la gran mayoría de los nicaragüenses que exigen una transición hacia la democracia a través de elecciones adelantadas.