Venezuela vuelve a intentarlo

La democracia que sustituyó a la dictadura de Pérez Jiménez en 1958, se terminó 41 años después con la instauración de la dictadura izquierdista de Hugo Chávez

Una mala consejera, Nicaragua

El pueblo de Venezuela ha vuelto a las calles para tratar de poner fin a la dictadura bolivariana de Nicolás Maduro.

La nueva jornada de lucha del pueblo venezolano se manifestó con toda su fuerza de masas y con la presentación de un nuevo presidente, democrático y legítimo, este miércoles 23 de enero, el Día Nacional de la Democracia en Venezuela que conmemora el derrocamiento de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez ocurrido el 23 de enero de 1958.

La democracia que sustituyó a la dictadura de Pérez Jiménez en 1958, se terminó 41 años después con la instauración de la dictadura izquierdista de Hugo Chávez.

Chávez había intentado tomar el poder en 1992, mediante un golpe militar, pero fracasó y fue condenado a prisión.

Sin embargo fue indultado en 1996 y dos años después ganó la elección presidencial de 1998, aprovechando el desprestigio de los partidos políticos democráticos por su escandalosa corrupción.

Con el apoyo político y militar de Fidel Castro, Chávez demolió en gran medida el sistema político democrático y la economía de libre empresa, e impuso en Venezuela el socialismo del siglo XXI que básicamente es el mismo régimen totalitario que existe en Cuba desde 1959.

Pero los demócratas venezolanos nunca han dejado de luchar contra la criminal dictadura procomunista que fue instaurada por Hugo Chávez y continúa bajo el liderazgo de Nicolás Maduro. La oposición venezolana apoyó incluso un golpe de Estado cívico-militar, en abril de 2002, que derrocó por 48 horas a Hugo Chávez. El golpe fracasó por discrepancias estratégicas entre los golpistas y falta de respaldo internacional. Ni siquiera el gobierno mexicano de

Vicente Fox —declarado demócrata de derecha— apoyó el golpe contra Chávez porque dijo que este había sido elegido democráticamente.

En diciembre de 2001 los empresarios venezolanos llamaron a un paro cívico de 24 horas, que se prolongó hasta febrero de 2002, pero el nuevo intento de derrocar a Chávez también fracasó. Y lo mismo ocurrió en enero de 2014, cuando la oposición volvió a intentar la destitución del régimen chavista mediante una insurrección popular cívica que fue denominada “la salida”.

En 2017 el pueblo venezolano salió nuevamente a las calles para intentar el derrocamiento de la dictadura. Durante 134 días (del 31 de marzo al 12 de agosto), la gente se mantuvo heroicamente en las guarimbas (como llaman en Venezuela a las barricadas) y en las calles de todas las ciudades venezolanas. También esa rebelión popular fue aplastada por la represión de la dictadura que dejó entre 127 y 157 personas asesinadas, pero fracasó sobre todo porque las Fuerzas Armadas dieron la espalda al pueblo y se mantuvieron leales a la dictadura.

Ahora el pueblo venezolano lo está intentando otra vez, en condiciones internacionales que son mucho más favorables para conseguir el cambio. Esperamos que esta vez triunfe la democracia en Venezuela. El pueblo venezolano se lo merece y con su victoria democrática ayudaría mucho a los otros pueblos que luchan contra las dictaduras del siglo XXI.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: