Asamblea Nacional aprueba la Ley de Reconciliación ideada por Rosario Murillo

La Ley fue aprobada en medio de reclamos de diputados liberales, costeños y conservadores que acusaron al régimen de imponer su modelo socialista en las escuelas, barrios y puestos de trabajos

La Junta Directiva del parlamento nicaragüense presentó el proyecto de ley cinco días después de que el Poder Ejecutivo dio por finalizado su propio proceso de consultas. LA PRENSA/uriel Molina

La «Ley de Reconciliación Nacional», diseñada por Rosario Murillo, vicepresidenta designada, fue aprobada la mañana de este 24 de enero por la bancada orteguista en medio de reclamos de diputados liberales, costeños y conservadores que acusaron al régimen de imponer su modelo socialista en las escuelas, barrios, puestos de trabajos y en todas las estructuras de la sociedad.

«Es una ley de imposición porque ellos (régimen) quieren vender su modelo de adoctrinamiento político en las escuelas, y que los nicaragüenses dialoguemos a la fuerza con una Policía que ha asesinado al pueblo, dijo Maximino Rodríguez, diputado del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

Lea además: Ley de “reconciliación” tiene como fin controlar a las familias nicaragüenses

Esa Ley de «paz» para Brooklyn Rivera, presidente de Yatama, es una «infamia» porque no se reconoce la masacre de más de trescientos nicaragüenses por la Policía Orteguista y paramilitares durante las protestas ciudadanas que desde abril demandan la renuncia del dictador Ortega y Murillo.

LA PRENSA/Uriel Molina

Los orteguistas obviaron los reclamos y aprobaron con 70 votos, 16 legisladores la rechazaron y tres presentes.

La propuesta, cuyo nombre completo es «Ley para una cultura de diálogo, reconciliación, seguridad, trabajo y paz», fue presentado por la Junta Directiva de la Asamblea Nacional ante el plenario, y remitida a la Comisión de Gobernación, Paz, Defensa y Derechos Humanos, que dirigirá las consultas.

Puede leer:Ley de “reconciliación” de Rosario Murillo es para olvidar la masacre orteguista

El proyecto es promovido por el Gobierno para enfrentar una grave crisis sociopolítica que desde abril pasado ha dejado cientos de muertos, desaparecidos, presos y personas que han huido del país, tras participar en protestas contra el presidente Daniel Ortega.

La Junta Directiva del parlamento nicaragüense presentó el proyecto de ley cinco días después de que el Poder Ejecutivo dio por finalizado su propio proceso de consultas, entre grupos afines al Gobierno, que la Presidencia ha identificado como «diálogo».