El bailarín del Toro Huaco, que llevaba como capa la bandera de Nicaragua, se exilia en Costa Rica  

Luis González, de 23 años, bailó el pasado 19 de enero en el tradicional tope de Santos en Diriamba cobijado por la bandera azul y blanco. Era una forma de protestar en contra del régimen orteguista

El bailarín del Toro Huaco decidió en medio de la crisis sociopolítica que atraviesa el país portar como capa la bandera de Nicaragua. LA PRENSA/Mynor García 

Luis Martín González Estrada, de 23 años, decidió el pasado 19 de enero usar la bandera de Nicaragua como capa para bailar en el Toro Huaco, en el tope de los santos en Diriamba, Carazo para festejar a San Sebastián. González dice lo hizo para protestar en contra del régimen. Su acto cívico le obligó a exiliarse en Costa Rica.

Por el miedo a ser secuestrado por la Policía Orteguista (PO) o paramilitares tuvo que abandonar el país este lunes en la madrugada. González huyó de Nicaragua por veredas y se refugió en Costa Rica, en casa de uno de sus hermanos mayores.

González, quien es oriundo de Jinotepe, de lunes a viernes le ayudaba a su madre en una panadería familiar  y los sábados asistía a clases en una universidad de San Marcos, en la que cursaba el quinto año de la carrera de Diseño y Construcción. Su sueño era convertirse en un ingeniero.

Le puede interesar: Carlos Fernando Chamorro se exilia en Costa Rica tras amenazas del régimen orteguista

El traje de Toro Huaco con cual bailó,  lo diseñó él. Luego que los santos San Sebastián, San Marcos y Santiago entraron al templo de la Basílica Menor, y tras el rumor que policías del régimen lo andaban buscando, González le entregó su traje a un desconocido.

Una promesa

En medio de la crisis sociopolítica que atraviesa el país, González tenía como promesa portar como capa la bandera de Nicaragua. “La intención es orar por la paz de Nicaragua y que todo esto se resuelva para que nos volvamos a tratar como hermanos sin distinción alguna. Es ofrecerle a San Sebastián este sacrificio, esta penitencia para que el interceda ante Dios por nuestra patria, para que se bajen estos ánimos y que se pueda recuperar la paz”, fueron sus palabras el día en que fue abordado por LA PRENSA.

Lea además: Nicaragüenses en el exilio en jornada de protesta contra el régimen de Daniel Ortega

Su madre de iniciales B.E.C, de 63 años, aseguró que no sabía que su hijo cumplía una promesa por Nicaragua. Confiesa que a pesar de que su hijo se pusiera la bandera de Nicaragua, su casa no ha sido allanada, ni asediada por grupos armados.

La fotografía de González con la bandera de Nicaragua se hizo viral en las redes sociales.

Esta es la foto que se hizo viral en las redes sociales. LA PRENSA/Tomado de redes

La madre considera que el hecho de que su hijo haya salido con la bandera de Nicaragua en la romería fue un acto de valentía y comentó que antes de despedirse le dijo: «Mamá nosotros no somos eternos,  de cualquier forma me voy a morir, el cuerpo me lo pueden matar, pero el alma no, yo estoy preparado con el Espíritu Santo. El Señor me va a demostrar que sí me ama y que no va a haber un obstáculo para mí y he orado mucho».

Lea también: “De cargar cuadernos y libros, ahora en mi mochila llevo herramientas”. La historia de un universitario que huyó de Nicaragua por la represión orteguista

El universitario llevaba cinco años de participar en la danza del Toro Huaco y lo hacía por tradición. Es también fiel devoto de la imagen del Divino Niño.