Colegios privados resienten la crisis sociopolítica de Nicaragua

Algunos colegios privados la matrícula escolar ha disminuido, por lo que han tomado medidas como flexibilizar las formas de pago

El Ministerio de Educación (Mined) ha establecido el regreso a clases el día 4 de febrero, pero la mayoría de colegios privados inician sus clases en la última semana de enero. LA PRENSA/I.MUNGUÍA

La crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua ha llegado a los colegios privados del país, en algunos de ellos la matrícula escolar ha disminuido, otros han flexibilizado las formas de pago para que los padres de familias mantengan a sus hijos en esas escuelas y uno hasta puso un anuncio en el periódico señalando que tiene cupos disponibles para el ciclo lectivo 2019.

La mayoría de los estudiantes de estos colegios pertenecen a la clase media de Managua ya que los aranceles, que van desde los 1,900 córdobas, no son accesibles para la mayor parte de la ciudadanía, pero muchas personas se han quedado sin trabajo y otras con más poder adquisitivo han optado por enviar a sus hijos a otro país.

El director del Colegio Bautista, José Sebastián Latino, explicó que en ese centro de estudios la matrícula ha disminuido un dos por ciento aproximadamente y que el año pasado hubo una deserción escolar del tres por ciento debido a la crisis sociopolítica del país.

Le puede interesar: Mined con pocos avances en educación y nutrición

«En el caso nuestro la proyección de matrícula anda por lo estimado, el año pasado a estas alturas (22 de enero) nosotros teníamos el 87 por ciento por ciento, actualmente andamos por el 85 por ciento de la proyección de matrícula (que es de 1,500 estudiantes), podemos considerar que el comportamiento está dentro de los rangos establecidos y consideramos que de aquí a dos semanas que comienzan las clases nosotros ya hayamos alcanzado la proyección», explicó Latino.

Mientras tanto, en el Colegio La Anunciación el año pasado se retiraron cincuenta estudiantes y según el director del colegio, Vismar Alejandro Cruz, esto equivale a dos grupos de clases.

“La matrícula del año pasado era de 456 (estudiantes) y por el momento (actualmente) tenemos 382 estudiantes matriculados, podemos llegar a los cuatrocientos. Nosotros mantenemos el mismo personal del año pasado pero hemos hecho pocas inversiones porque no queremos despedir personal, mantener la parte laboral”, explicó Cruz.

Tanto Cruz como Latino precisaron que en esos colegios han definido una serie de estrategias para disminuir costos, congelar el monto de las colegiaturas y garantizar la continuidad de las clases si se presentan protestas como las del año pasado.

Lea también: Adoctrinamiento político podría aumentar en los colegios de Nicaragua

Cupos disponibles

Las autoridades del Colegio Calasanz de Managua mandaron a colocar –el pasado 21 de enero– un anuncio en un periódico de circulación nacional ofreciendo cupos para el ciclo lectivo 2019, situación que no ocurre en circunstancia normales.

Por otro lado, la información económica que el Instituto Loyola envió a los padres de familias, que desean renovar matrículas, detalla que el pago para el mantenimiento de computadoras pueden hacerlo en tres cuotas cuando usualmente lo hacían en dos.

En el Colegio La Salle no fue posible conseguir una entrevista, pero este fue uno de los colegios más afectados por las protestas en año pasado.

Le puede interesar: Mined pretende matricular menos estudiantes para el próximo ciclo lectivo