De Bill Stewart al exmagistrado Solís

Para la comunidad internacional Somoza era un genocida, violador de los derechos humanos y debía retirársele el reconocimiento internacional

El asesinato del periodista de ABC News, Bill Stewart, el 20 de junio de 1979, marcó el inicio del fin del general Anastasio Somoza Debayle. El video de su ejecución a manos de un miembro del ejército, estremeció al mundo y echó por tierra el discurso de Somoza sobre la insurrección, de que era un golpe de Estado a su gobierno apoyado por el comunismo internacional, que su gobierno quería la paz, que no renunciaría en respeto a la Constitución y que terminaría el periodo para el que había sido electo.

Para la comunidad internacional Somoza era un genocida, violador de los derechos humanos y debía retirársele el reconocimiento internacional; a partir de ese momento el gobierno norteamericano ejerció su influencia en el área, la Organización de Estados Americanos (OEA) hizo lo suyo junto a otros gobiernos de América y el final que todos conocemos llegó un mes después de la muerte de Stewart.

Hoy casi cuarenta años después, la renuncia y denuncia del magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Rafael Solís tiene todos los ingredientes para cambiar la historia de la lucha de nuestro pueblo, contra el totalitarismo del gobierno Ortega-Murillo. El magistrado Solís, además de ser el padrino de la pareja presidencial, era también el hombre con más influencia en el gobierno y el señor de horca y cuchillo en el poder judicial. Su denuncia de que todos los juicios a los opositores tildados de terroristas se manipulan desde la Presidencia y que en Nicaragua no existe la independencia de poderes, equivalen a una sentencia de muerte política del régimen. Los jueces gobiernistas podrán seguir emitiendo las sentencias que les ordene el Ejecutivo, pero estas para nuestro pueblo y el mundo son y serán siempre un adefesio jurídico que tendrá que enmendar un gobierno democrático elegido en una justa electoral en donde nuestro voto se cuente.

La pregunta del millón de dólares es: ¿elegirá la pareja presidencial el final que tuvo el último Somoza o aprenderá de la historia? Independientemente de lo que unos y otros quisiéramos, la verdad es que ya nuestro pueblo ha sufrido mucho y es tiempo de darnos cuenta que para que aquí nos quedemos todos, debemos comenzar por respetarnos, por respetar nuestra Constitución y extirpar de una vez por todas el totalitarismo, la corrupción, el clientelismo político y lo más importante, extirpar para siempre el caudillismo. Lo más sensato es aceptar la mediación internacional que propone la OEA y hagamos todos nuestro mejor esfuerzo para retornar a la democracia al menor costo posible para la vida presente futura de nuestro pueblo.

Quienes nos gobiernan tienen la palabra, ellos y solo ellos tienen la potestad de elegir la puerta por donde van a salir.

Las consecuencias de la renuncia-denuncia del exmagistrado Solís, apenas comienzan a hacerse sentir y marcarán para siempre el futuro de más de uno del actual gobierno.

El autor es analista político.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: