Productos nostálgicos frente a un gran reto este 2019 en Nicaragua

El mercado nostálgico es el que promueve el consumo de productos que traen una remembranza a una cultura o lugar, y en el caso de Nicaragua, pueden ser: las rosquillas, frijoles rojos, jaleas, dulces, hamacas, quesos y todos los que recuerden la cultura, las tradiciones y la gastronomía del país.

La restricción del crédito en Nicaragua, debido a la crisis sociopolítica, puede afectar los envíos de productos nostálgicos. LAPRENSA/ARCHIVO

La crisis sociopolítica, que vive el país desde el 18 de abril del año pasado y que ha obligado a migrar a miles de nicaragüenses, se convierte en una oportunidad para quienes se dedican a la venta de productos nostálgicos. Tal es el caso de Silvia Tórrez, gerente propietaria Delicias del Norte, quien asegura que la crisis ha empujado el negocio como nunca antes.

“El año pasado no se exportó lo que se estaba exportando normalmente, pero este año hemos arrancado muy bien, hemos enviado producto a Miami, Los Ángeles, hemos hecho registro de marca en Costa Rica y la ventaja de los productos nostálgicos es que donde hay mucha gente nicaragüense, siempre van a querer compartir algo que le recuerde a su familia su identidad”, dijo Tórrez.

El mercado nostálgico es el que promueve el consumo de productos que traen una remembranza a una cultura o lugar, y en el caso de Nicaragua, pueden ser: las rosquillas, pitahayas, frijoles rojos, bebidas carbonatadas locales, jaleas, dulces, productos de panadería, artículos decorativos, hamacas, quesos y todos los que recuerden la cultura, las tradiciones y la gastronomía del país.

Lea: Industria de las rosquillas en Somoto afectada por la crisis sociopolítica en Nicaragua

En Nicaragua, en los últimos años son las rosquillas, hamacas y frijoles los que han estado a la cabeza de ese mercado.

Mercado pequeño

De los 2,616.8 millones de dólares que las empresas exportadoras percibieron por sus ventas el año pasado, los envíos de rosquillas, rosquetes, churros, hamacas y frijoles sumaron 76.9 millones de dólares, lo que equivale a 2.9 por ciento del total exportado.

Mientras que en el 2017, de total en valor exportado equivalente a 2,645 millones de dólares, de productos nostálgicos se captó 70.9 millones de dólares, es decir el 2.7 por ciento del total.

Por otra parte, estadísticas del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex) muestran que los envíos de hamacas sumaron 325,120 dólares, siendo Italia el principal mercado de destino; a ese país se exportó el equivalente a 153,190 dólares.

Las hamacas nicaragüenses son reconocidas a nivel internacional por sus tejidos, colores, formas y resistencia. Siendo que el año pasado este producto se coloco también en Australia, Estados Unidos, Panamá y Puerto Rico.

Lea:Exportaciones de Nicaragua caen en valor, pero crecen en volumen

Ventas de rosquillas se reducen

En el caso de las rosquillas, rosquetes, churros y hojuelas, las ventas totalizaron el año pasado 434,250 dólares y el principal mercado al que viajaron fue Estados Unidos. En el 2017 las ventas de este producto generaron 580,080 dólares, es decir que hubo una caída de 25.1 por ciento en el periodo último analizado.

“Las expectativas para este año son muy buenas, de hecho nosotros no cerramos con la crisis, trabajamos y siempre abastecimos nuestro mercado, no paramos de trabajar. Nosotros esperamos este año que crezcan las ventas, hemos aprendido a sobrevivir en tiempo de crisis, porque nos hizo desarrollar nuestra mente, nos hizo más fuerte”, dijo Tórrez.

En el 2018 se envió al exterior 177 toneladas de rosquillas, mientras que el año anterior, 201.8 toneladas. O sea, las ventas de este producto se vieron favorecidas principalmente por precio y no por volumen.

Para Tórrez, la migración, dado el estallido del conflicto político que ha sacado del país a más de sesenta mil nicaragüenses, le está dando la oportunidad de crecer en el mercado internacional.

Otro producto apetecido por los nicaragüenses en el exterior son los frijoles rojos. En el 2018 se exportó en frijoles 78,036.5 toneladas, lo que generó 76.2 millones de dólares, siendo el principal mercado de exportación Costa Rica, El Salvador y Estados Unidos.

Lea:Pymes sobreviven a una estrepitosa caída en sus ventas como consecuencia de la crisis

Un año difícil sin crédito

Y aunque Tórrez es optimista con las perspectivas de su negocio este año, el presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), Guillermo Jacoby, considera que los productos nostálgicos pasarán un momento difícil debido a la falta de financiamiento de la banca, lo que provocaría una reducción en la producción local.

“El problema de la producción local es que no hay crédito y estas empresas necesitan capital de trabajo, pero al no haber crédito en Nicaragua estas empresas no tienen de donde crecer y tienen que pagar deudas, entonces es una situación muy complicada”, dijo Jacoby.

Asimismo, agregó que en este tipo de producto los envíos deben ser ininterrumpidos, para poder crecer. “Los compradores de productos nostálgicos piden que siempre haya abastecimiento sin interrupción y es fundamental. Por ejemplo, las jaleas Callejas el año pasado cuando comenzó la crisis ellos enviaron extra para no interrumpir el abastecimiento, entonces eso es algo que puede afectar”, afirmó.

Diversificación

Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), sostuvo que es importante trabajar en función de la diversificación de la matriz exportadora del país, para que permita a las empresas locales posicionar en los mercados selectos sus productos.

En cuanto al aumento de la migración a Costa Rica, Jacoby mencionó que no necesariamente va ayudar al crecimiento de los envíos de productos nostálgicos, ya que desde hace años los nicaragüenses radicados en este país fabrican sus productos.

En Nicaragua el principal destino de exportación de productos nostálgicos es Estados Unidos, seguido por países europeos y de Centroamérica.

En Estados Unidos, el principal mercado de destino para las exportaciones de Nicaragua, los lugares con más influencia latina son Texas, Florida, Arizona, Nuevo México, California, Utah, Nevada y Nueva Jersey, donde se ha observado un incremento de restaurantes, tiendas y cadenas de comida rápida que se enfocan en este mercado.