Señales en el cielo

El papa no dijo a los obispos que apoyen al poder que hace sufrir al pueblo, lo que les recomendó fue que se mantengan al lado de la gente que sufre por el rigor de la dictadura

Una mala consejera, Nicaragua

El régimen de Daniel Ortega intensificó la represión y la presencia policial intimidatoria, al mismo tiempo que se desplegaban en el país iniciativas políticas de Europa y Estados Unidos (EE.UU.) en favor de una solución democrática de la crisis causada por la misma represión de la dictadura.

Pero ha sido una insensatez querer impresionar con demostraciones de fuerza bruta a los parlamentarios europeos y altos funcionarios de los EE.UU., que llegaron al país con la intención de alentar una salida democrática de la crisis.

De esa manera el régimen de Ortega no se va a quitar de encima la presión internacional, que más bien va en aumento y se ha puesto más crítica con la crucial situación de Venezuela. Por otra parte la represión tampoco puede cambiar la mentalidad política de la gran mayoría de los nicaragüenses, que quieren libertad, democracia y justicia y lo han demostrado con hechos a pesar de la espantosa masacre del año pasado.

En el mismo orden cabe destacar que en Panamá, donde esta semana la Iglesia católica ha celebrado la 34 Jornada Mundial de la Juventud, el papa Francisco ha reiterado su cercanía con el pueblo de Nicaragua. El papa no ha dicho explícitamente que condena a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, pero eso es lo que significa su exhortación a los obispos de Nicaragua para que permanezcan firmes al lado del pueblo. El papa no dijo a los obispos que apoyen al poder que hace sufrir al pueblo, lo que les recomendó fue que se mantengan al lado de la gente que sufre por el rigor de la dictadura.

Como expresaron a LA PRENSA algunos de los obispos nicaragüenses que se reunieron con el papa Francisco en Panamá, el sumo pontífice se mantiene bien informado sobre la realidad de Nicaragua y los animó a estar junto al pueblo.

Pero además Nicaragua ha estado presente en Panamá no solo por la gran cantidad de jóvenes participantes en la 34 Jornada Mundial de la Juventud, ni únicamente por la reunión de los obispos con el papa Francisco y su participación en otras actividades. También ha estado presente espiritualmente en el gran evento de Panamá.

En realidad, ha sido muy significativo que la beata nicaragüense Sor María Romero fuese una de las ocho santas figuras de la Iglesia católica designadas como patronas de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá. Es importante conocerlo, los ocho santos patronos de este gran evento católico internacional han sido: San Juan Pablo II, que por ser fundador del evento es su patrono permanente; el italiano San Juan Bosco, patrono de la juventud; los mexicanos San Juan Diego y San José Sánchez del Río; los peruanos Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres; el salvadoreño San Oscar Romero y la beata nicaragüense Sor María Romero.

Los profetas del Antiguo Testamento y los evangelistas llamaban a ver en el cielo las señales de los grandes acontecimientos. Para los católicos nicaragüenses, la situación crucial de Venezuela, el patronazgo de Sor María Romero a la Jornada Mundial de la Juventud y la exhortación del papa a los obispos para que permanezcan al lado del pueblo de Nicaragua, son como señales providenciales de una pronta y justa solución de la angustiosa crisis nacional.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: