Managua llena de la Policía Orteguista, el día a día en la capital de Nicaragua

Este es el día a día que se vive en la capital, situación misma que desmiente el discurso del régimen en que todo está normal en el país y que se trabaja en la construcción de la paz.

Alcaldía de Managua

Managua se mantiene vigilada por la Policía Orteguista para evitar manifestaciones. En paralelo la Alcaldía de Managua desarrolla obras vistosas para hacer creer que todo volvió a la normalidad. LAPRENSA/U.MOLINA

Managua sigue siendo una ciudad donde sus rotondas y calles principales permanecen tomadas por agentes de la Policía Orteguista, cuyo propósito es evitar cualquier manifestación en contra de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Quien se atreve a hacer uso de este principio constitucional es apresado.

Este es el día a día que se vive en la capital, situación misma que desmiente el discurso del régimen en que todo está normal en el país y que se trabaja en la construcción de la paz.

Aunque disminuyó el número de policías, en comparación con el miércoles y jueves pasado, este viernes fue otro día en que hubo despliegue en puntos fijos y rondas permanentes en las vías principales, todos mostrándose fuertemente armados.

Esta despliegue policial se mantiene desde octubre del año pasado, cuando el régimen prohibió cualquier movilización en su contra; sin embargo se incrementó en los últimos días, a raíz de la visita al país de un grupo de eurodiputados y dos altos funcionarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos. El objetivo es que ninguno de los visitantes vea protestas en contra de Ortega y Murillo.

A juicio de la excomandante guerrillera, Dora María Téllez, desplegar a la su Policía es para hacer creer a los diputados del viejo continente y funcionarios estadounidenses que tienen controlada la situación en Nicaragua y que no hay resistencia cívica.

“Ese despliegue gigantesco de efectivos policiales, paramilitares, encapuchados y agentes de Inteligencia, incluso rodeando el hotel donde están los eurodiputados, tiene que ver con las inseguridades de la familia Ortega Murillo que sabe que está en una posición sumamente débil. Están tratando de hacer una demostración de fuerza basada exclusivamente en el aparato represivo, no pueden hacer ninguna otra demostración de fuerza”, explicó Téllez.

Dos ejemplos de que no es un país en libertad

En los últimos dos días ha habido dos acontecimientos que dejan claro que en el país no hay libertad a la protesta cívica. El primero ocurrió el jueves, cuando el abogado Avil Ramírez Mayorga salió fue detenido y llevado a la Dirección de Auxilio Judicial por solo ondear la bandera de Nicaragua. Fue liberado en horas de la noche del mismo día.

El segundo caso pasó ayer, cuando otra joven salió a ondear la bandera azul y blanco y gritar “Nicaragua volverá a ser República” en la parte baja del paso a desnivel de Rubenia.

País sumido en represión

Desde el 18 de abril de 2018 el régimen de Daniel Ortega mantiene una brutal represión contra el pueblo que se tiró a las calles al reformarse el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), pero que ya estaba harto de once años de abusos.

En vez de buscar una salida, en los siguientes meses se aumentó la parada de represión, utilizando a la Policía y paramilitares.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: