Fracasa venta estatal de los bonos en euros

Los economistas advierten que esto puede presionar al Ejecutivo a impulsar una reforma presupuestaria en el primer semestre del año

Desde el año pasado que el régimen de Daniel Ortega emitió los bonos en euros, su compra ha sido un fracaso. LA PRENSA/ ARCHIVO

El régimen de Daniel Ortega sigue afrontando grandes dificultades para colocar 105 millones de euros en bonos, que fueron emitidos el pasado 25 de septiembre. El Gobierno solamente ha logrado colocar dos millones de euros en noviembre, pero desde entonces ningún inversionista se ha interesado en comprar estos bonos, según reflejan las cifras del Ministerio de Hacienda y Crédito Públicos (MHCP).

Los economistas advierten que esto puede presionar al Ejecutivo a impulsar una reforma presupuestaria en el primer semestre del año, aunque también una reforma fiscal, que finalmente ayer fue presentada por el Ejecutivo ante la Asamblea Nacional con la que busca recaudar más de diez mil millones de córdobas adicionales a lo presupuestado.

El economista Alejandro Aráuz manifestó que la colocación de los bonos por parte del Banco Central de Nicaragua va a tener muchos tropiezos debido a la falta de credibilidad y el deterioro de la economía, situación que apunta a empeorar tras el paquetazo fiscal y de Seguridad Social anunciado ayer.

“Los agentes económicos, la población en general, percibe que la situación en vez de mejorar empeora, todo esto influye en las decisiones que toma el inversionista, porque quienes compran los bonos son inversionistas; ese costo de oportunidad que tiene un inversionista de comprar deuda es porque le va a beneficiar más que invertirlo en otro lugar, pero invertir en esos bonos es demasiado riesgoso”, sostuvo Aráuz.

El economista dio a conocer que históricamente quienes han comprado los bonos son los bancos, pero en este contexto considera que ni los bancos van a comprar estos bonos, dado que la banca nacional también ha tenido que apretarse la faja restringiendo el crédito debido a la fuga constante en los depósitos.

La última compra de bonos se registró el 29 de noviembre del 2018 por un monto de dos millones de euros, desde esa primera venta, desde el 30 de noviembre del 2018 hasta el 25 de enero del 2019, nadie más ha mostrado interés en dichos bonos.

La emisión BRN por 105 millones de euros fue aprobada mediante el Acuerdo Ministerial número 14-2018 del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, “para cumplir con las metas de financiamiento interno del Presupuesto General de la República”.

Lea:Nuevos bonos orteguistas recuerdan la pesadilla de los Cenis en Nicaragua

Financiar el presupuesto

En agosto del año pasado, en la primera reforma al Presupuesto General de la República del 2018, para financiar el déficit el régimen ordenó la emisión adicional de 9,035.6 millones de córdobas (equivalentes a 253 millones de euros) en deuda, sin embargo solo se han sacado a la venta 105 millones de euros. Ese monto se suma a los 3,155 millones de córdobas que estaban previstos en el presupuesto original.

El acuerdo de la emisión de los bonos en euros establece que estos tendrán un plazo “original” de siete años, por lo que vencen el 25 de septiembre de 2025, también dice que serán pagados en euros y ganarán una tasa de interés del 8.25 por ciento.

Con ellos el régimen pretende cubrir el déficit que enfrenta el presupuesto como consecuencia de la caída de la recaudación fiscal, la reducción del financiamiento externo y de las donaciones provocada por la crisis sociopolítica que lleva 278 días.

En tanto Aráuz señala que la emisión de bonos también cumple otra misión, que es extraer circulante de la economía nacional para evitar una inflación. Al cierre del 2018 la inflación acumulada fue de 3.89 por ciento, siendo menor 1.7 puntos porcentuales a la registrada en el 2017.

“La emisión de bonos tiene varios efectos, primero es vender deuda para financiarse, lógicamente los ingresos por impuestos no han sido lo esperado, entonces se observa que hay problemas de fondos para financiar el presupuesto y el gasto, entonces están obligados a emitir bonos, y lo otro es que quieren mantener controlada la inflación”, dijo.

Lea:Bonos en euros para financiar hueco presupuestario de Nicaragua no encuentran compradores

Qué pasa si no colocan los bonos

Economistas señalan que si no se logran colocar esos bonos, el Gobierno se enfrentaría a dos opciones básicas: retirar 9,035.6 millones de córdobas de sus depósitos en el Banco Central o reduciría 4,098.5 millones córdobas del gasto.

Pero estas opciones tendrían sus repercusiones, primero al extraer más dinero del Banco Central provocaría la caída en las Reservas Internacionales Netas Ajustadas (RINA) “y, si además se continúan produciendo caídas de las RINA debido a la continuidad de las ventas netas de divisas a través de la Mesa de Cambio, ello podría llegar a desembocar en una grave crisis del sistema cambiario”, explica un economista que prefiere no ser citado.

Y por otra parte si se reduce el gasto, se produciría una mayor contracción de la demanda interna y por tanto una mayor recesión, un aumento en los niveles de desempleo y una mayor disminución de la recaudación fiscal.

La emisión de bonos prevista en la reforma al Presupuesto del 2018 es una de las más grandes de la última década.

Además, el presupuesto aprobado para 2019 también contempla la emisión de más bonos para cubrir parte del déficit que también enfrenta el gasto público.

Lea:Nicaragua aprueba ley que permite crear bonos para garantizar estabilidad al sistema financiero

El riesgo en los bonos

Los economistas aseguran que la falta de compradores para estos bonos refleja que “ningún inversionista está interesado en arriesgar su dinero en Nicaragua”, pese a que la tasa de interés sea alta.

“Ellos pueden elevar la tasa, pero el problema es que no hay credibilidad, aquí el fondo principal es la credibilidad, si aquí hay un proceso de apertura al diálogo es distinto el panorama, los agentes económicos cambian sus opciones, comienzan a pensar en futuras inversiones, pero lo que pasa ahorita es que es una situación que no se sabe, no se sabe absolutamente nada de lo que va a pasar”, dijo.

Aráuz sostuvo que todos los indicadores macroeconómicos apuntan a que este año será desastroso.

“Los agentes económicos que analizan las expectativas no van a invertir. Imagínese el riesgo que tiene un inversionista al comprar estos bonos, si se caen las reservas, si se caen los recursos internacionales que el Banco Central, si hay una especie de cordobización de los fondos ¿los van a pagar en córdobas? El riesgo es bastante perceptible, por cuanto no hay garantías de que los bonos sean pagados o tengan sólido respaldo en dólares”, señaló.

Extraer liquidez al reducir gasto fiscal

El paquete de reforma fiscal que se anunció ayer responde a la falta de venta de los bonos. En la misma el régimen logra quitar en exoneraciones y exenciones casi 3,000 millones de córdobas, es decir cerca del monto que requiere con urgencia con la emisión de unos 105 millones de euros. En la propuesta de reforma fiscal de este lunes se logrará en racionalización de gasto fiscal en los Derechos Arancelarios a la Importación (DAI) y el Impuesto Selectivo al Consumo 280.5 millones de córdobas este año y en el caso de la racionalización del IVA por 2,016 millones de córdobas.