Ajustes fiscales no protegen a los pobres en Nicaragua, vienen alzas de precios en espiral

Los aumentos vendrán a agravar la caída del consumo nacional y como consecuencia habrá aumento en las tasas de pobreza, según alertaron economistas.

Desde el año pasado el consumo viene cayendo, lo que refleja que la pobreza en el país ha ido incrementando a raíz de la crisis sociopolítica. LAPRENSA/ARCHIVO

Además del desempleo, una ola de alzas en los precios amenaza a los nicaragüenses ante los aumentos bruscos en los costos de producción que experimentarán en estos meses las empresas, no solo por el impacto de las reformas fiscal y de Seguridad Social, sino también por el incremento en la tarifa eléctrica y el venidero ajuste del salario mínimo.

La situación empeora dado a que también los combustibles muestran una tendencia alcista en las últimas tres semanas, que también impactan en la variación de precios.

Entre los mecanismos a los que suelen recurrir las empresas cuando sus costos suben está trasladar ese encarecimiento a los precios del consumidor final, pero otras se ven forzadas a salir del mercado provocando mayor desempleo. Todo esto impacta el poder adquisitivo.

Los aumentos vendrán a agravar la caída del consumo nacional y como consecuencia habrá aumento en las tasas de pobreza, según alertaron ayer economistas.

Lea:Crisis lastra el consumo de los hogares en Nicaragua

Hasta septiembre del año pasado el consumo familiar se redujo cuatro por ciento, tras haber registrado una caída del 7.1 por ciento en el tercer trimestre del año, un nivel no visto en varios años.

El economista Alejandro Aráuz señala que estos tipos de ajustes fiscales generan “un desequilibrio en la economía en la oferta y demanda, que tiene que ser compensado con un nivel de precio mayor de lo que se esperaba este 2019. Además la reforma tendría presión sobre los precios en el sentido de que los costos van a subir y prácticamente la producción con más costo traslada eso a los precios de los productos o sea al consumidor, es un problema integral que afecta toda la cadena productiva”, sostuvo.

La caída del consumo como consecuencia de las alzas de precios se verá reflejada en mayores reducciones en el dinamismo se sectores como comercio, turismo, importaciones, entre otras actividades.

A criterio de Aráuz, las medidas que está tomando el Ejecutivo no son las más acertadas y con la visita del Fondo Monetario Internacional (FMI) sería bueno que hicieran una valoración sobre el contenido del paquetazo fiscal.

“Desde mi punto de vista no son acertadas (las medidas) porque es un golpe contundente que va a tener un impacto fuerte en el consumo, en la empresa porque se va a reducir el capital de trabajo, eso significa que al haber menos recursos, van a operar en un estado casi de inercia, y eso es grave porque significa un efecto en el desempleo aumentándolo”, explicó.

Lea:Estrepitosa caída de las importaciones en Nicaragua por derrumbe del consumo interno

El régimen a través de dos paquetazos fiscales ordenó aumentar de uno a dos y tres por ciento el aporte que deben hacer las empresas mensualmente al Fisco en concepto de anticipo del IR. Además estas deberán soportar el incremento de 19 por ciento a 22.5 y 21.5 por ciento de la patronal al INSS.

“El Gobierno tiene una especie de miopía, porque los primeros meses tendrá los ingresos planificados, pero luego eso cae porque las ganancias se van a reducir y si es por el lado del consumo, al ser más costoso todo, hay una reducción en el consumo de los bienes, entonces el IVA también cae, eso es una especie de campaña que crece los primero meses y luego cae, no es una cuestión que va ir creciendo en la medida que pasa el tiempo porque la economía se va ir achicando, cada vez más se va ir perdiendo competitividad, va a reducirse el consumo, va a reducirse las exportaciones y prácticamente los procesos se paralizan”, dijo Aráuz.

Por su parte, Juan Carlos López, coordinador del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor (CJSAC), sostuvo que la situación se va a complicar más los próximos meses y eso podría producir un descontento social como el de abril del año pasado.

“Todavía no es lo peor que nos puede pasar, porque hay circunstancias que nos pueden afectar más, realmente la situación es complicada para todos, pero quien resiente más los embates económicos son los consumidores, esto afecta a los consumidores, porque el poder adquisitivo se reduce”, advirtió López.

LA PRENSA se comunicó con Marvin Pomares, presidente del Instituto Nacional de Defensa al Consumidor (Indec) y dijo que no se esperaba un alza de precios según lo que había dicho el Gobierno, sin embargo prefirió no ahondar porque dijo que quería leer bien las reformas de leyes.

Lea:Consumo de energía se reduce un 3 por ciento

Además dichas reformas se dan en un contexto de mayor desempleo. La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) en su último reporte estimó que 453 mil personas fueron despedidas o suspendidas de sus puestos laborales, entre abril y diciembre del 2018. Todo esto en detrimento del consumo nacional.

Asimismo, Funides advirtió que 1.2 millones de nicaragüenses estaban en riesgo de caer en pobreza.

Medidas desesperadas

El sociólogo Cirilo Otero dijo que el régimen está tomando medidas desesperadas, que traerán consecuencias negativas.

“Estamos en el país frente a una situación cíclica que no va a tener salida, quienes son los más perjudicados son siempre los pobres, la gente desempleada, la gente sin trabajo fijo, los que acaban de perder su trabajo, y recae sobre los que están con trabajo muy escuálido, que les pagan muy poco, yo creo que el Gobierno nos está llevando a un punto curiosamente a paralizar el país con su política pública, curiosamente cuando ellos mismos tienen miedo que los empresarios convoquen a un paro total”, dijo Otero.