Frente Sandinista de Liberación Nacional se convirtió en la «vergüenza del mundo», según la exguerillera Mónica Baltodano

El FSLN, partido gobernante en Nicaragua, fue expulsado este martes de la Internacional Socialista (IS) debido a su vinculación con crímenes de lesa humanidad

El FSLN desde 2007 comenzó a montar en Nicaragua una nueva estructura para controlar e intimidar a la población. LA PRENSA/EFE

La exguerrillera sandinista Mónica Baltodano manifestó que el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) es hoy un “partido paria” y “vergüenza del mundo”, aunque, para ella, desde hace mucho tiempo ya no existía como una organización democrática y participativa.

El FSLN, partido gobernante en Nicaragua, fue expulsado este martes de la Internacional Socialista (IS) debido a su vinculación con crímenes de lesa humanidad, cometidos en el país desde el 18 de abril pasado, cuando comenzó la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles que demandan la renuncia de Daniel Ortega.

Le puede interesar: Eurodiputado Javier Nart habla sobre Miguel Mora y expresa su decepción por el FSLN

La IS es una organización mundial que agrupa a 145 partidos socialdemócratas, socialistas y laboristas de todos los continentes. La expulsión del FSLN fue gestionada desde agosto de 2018 por el Partido Liberación Nacional de Costa Rica y, ya en el foro, fue impulsada por el secretario de Relaciones Internacionales del costarricense Partido Liberación Nacional (PLN), Ricardo Sancho Chavarría.

Rosales defendió al FSLN

Sancho dijo a LA PRENSA que tras aprobarse en la Comisión de Ética de la IS la propuesta de expulsión del FSLN, en el foro se le dio la oportunidad de réplica al representante del FSLN, magistrado Francisco Rosales, quien repitió el discurso oficialista de un “fallido intento de golpe de Estado”.

“Su defensa fue pura retórica. Culpó a Estados Unidos, al imperio, a la oposición, al periodismo de inventar noticias falsas, dijo que solo eran 199 muertos y todos sandinistas asesinados por gente pagada por el narcotráfico y otros agentes externos… nadie lo apoyó y al final, en votación mayoritaria se le expulsó de la Internacional Socialista”, relató Sancho.

Lea además: Los grandes desertores del Frente Sandinista

El principal argumento del PLN, para gestionar la expulsión del FSLN, es que esta organización desde el poder se asoció con el Estado para generar una masiva violación de los más elementales derechos humanos de los nicaragüenses, incluyendo delito de lesa humanidad, señalados en informes de derechos humanos de organismos internacionales que se analizaron en el foro y que desmienten categóricamente la tesis de “golpe de Estado”.

Esa participación del FSLN en esta sangrienta jornada de represión, a criterio de la Internacional Socialista, viola los principios y las normas éticas de participación en la IS.

Más en: Internacional Socialista expulsa al Frente Sandinista de Liberación Nacional

La exguerrillera y disidente del FSLN, Baltodano, dijo que el FSLN perdió legitimidad ante el mundo por el control absoluto que ejerce Ortega y su esposa, Rosario Murillo, sobre las estructuras del partido.

“La expulsión de la IS es una forma expresa de distanciarse y de condenar los crímenes de Daniel Ortega, su involución dictatorial y represiva, es una forma de sumarse al repudio mundial. Su aferramiento al poder, la reiteración de los actos brutales que sigue cometiendo contra la libertad de expresión, la libertad de asociación, la libertad de movilización, ya casi ochocientos presos políticos, la criminalización de la protesta, todo ello explica la condena de la mayor parte de las naciones del mundo”, expresó Baltodano.

La también exguerrillera y disidente sandinista Dora María Téllez manifestó que lo que queda claro que es Ortega y su esposa están totalmente aislados, solo sostenidos por el apoyo del régimen venezolano de Nicolás Maduro y del régimen cubano.

FSLN

La bandera del FSLN fue símbolo de la lucha guerrillera contra la dictadura de los Somoza en los años setenta y en los años ochenta se convirtió en el partido gobernante bajo el liderazgo, entre otros, de Ortega, hasta 1990. En 2007 retornó al poder encabezado siempre por Ortega y se ha mantenido hasta hoy, gracias al cumplimiento de una estrategia en la que ha prevalecido el irrespeto al estado de derecho.