Exportadores de café advierten que 60 mil puestos de trabajo están en riesgo por reforma fiscal

El comunicado de Excan rechaza enérgicamente la iniciativa de ley de reforma a la Concertación Tributaria y la reforma al Seguro Social, por que "es inconstitucional por su carácter confiscatorio en alguno de sus aspectos".

La Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua (Excan)advirtió que la Iniciativa de Ley de Reforma a la Ley de Concertación Tributaria y al Seguro Social «tendrá un impacto devastador a la economía nacional» y que en el caso específico del sector cafetalero se pone en riesgo 450 millones de dólares anual en exportación.

«En el caso del sector cafetalero que ya ha sido afectado por la caída de los precios internacionales y la falta de financiamiento pone en riesgo los ingresos de 450 millones de dólares anuales, producto de las exportaciones y la pérdida de forma inmediata de más de 60 mil empleos, de un total de 350 mil que genera el sector», se lee en el comunicado.

Lea:Empresarios alertan que el 70% de los productos de la canasta básica aumentarán su precio por paquetazo fiscal

Excan además señala que iniciativa que ha impulsado el régimen de Daniel Ortega no resuelve la necesidad de mayores ingresos «y mucho menos la aguda crisis sociopolítica en que está sumergido el país, al contrario trae más recesión económica, quiebra de empresas, disminución del empleo y la discrecionalidad de su aplicación estimulará la corrupción».

El comunicado de Excan rechaza enérgicamente la iniciativa de reforma a la  Ley de Concertación Tributaria y la reforma al Seguro Social, por que «es inconstitucional por su carácter confiscatorio en alguno de sus aspectos».

De igual forma la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp) mediante un comunicado expresó su profunda preocupación por el paquete de reformas.

Lea:Reforma fiscal que aprobará el orteguismo alcanzará a las mipymes

«Las reformas tributarias y de Seguridad Social propuestas tendrán un efecto negativo en la economía nacional, impactando a la población menos favorecida, incrementado el desempleo, fomentando la economía informal y desincentivando la inversión nacional y extranjera».

Asobanp considera que cualquier reforma propuesta está sujeta a una solución integral de la crisis sociopolítica, que lleva 287 días sin ser resuelta.

Este miércoles el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin) mediante un análisis advirtieron que la reforma fiscal es confiscatoria y traer mayor informalidad.

Lea:Ajustes fiscales no protegen a los pobres en Nicaragua, vienen alzas de precios en espiral

“Es una reforma confiscatoria y consideramos promovería la descapitalización de las empresas, la fuga de capitales, la falta de inversiones y por último la iliquidez, insolvencia e inevitable quiebra de muchas empresas; aumentará la tasa de desempleo y provocará desplazamiento de las actividades económicas al mercado informal”, alertó el Cosep en un análisis que tituló como “Golpe del Estado a la economía”.

Tiro de gracia a la agonizante industria turística

Por su parte la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur) también rechazó el paquetazo de reformas y dijo que esto lo único que hace es profundizar la recesión económica, acelera el quiebre de las empresas e incrementar el desempleo.

«En lo que corresponde al grave deterioro de la industria turística, ésta pasó de ser la más dinámica de la economía con un crecimiento sin precedente del orden del 30 por ciento con respecto  a las divisas generadas en el 2017, a ser la más duramente impactada por la crisis sociopolítica que vive el país desde el 18 de abril pasado. El 75 por ciento de las empresas se encuentran en estado de sobrevivencia realizando enormes esfuerzos y sacrificios para sostener sus operaciones y los empleos», se lee en el comunicado.

Canatur menciona que como consecuencia el turismo interno ser vera reducido a su mínima expresión al incrementar los costos de todos los servicios, afectara la liquidez de las empresas, desestimulará a la empresas propiciando el cierre de muchas, se reduciría la competitividad, entre otras cosas.

«En conclusión estas medidas … asestan un tiro de gracia a la ya agonizante industria turística  en general, sean estas pequeñas, medianas o grandes, que se encuentran en estado de sobrevivencia. Por tanto rechazamos categóricamente esta reforma fiscal y la del Seguro Social que aceleran aún más el hundimiento de la economía del país», expresa Canatur.