Reformas revanchistas

Las nuevas reformas son eminentemente políticas, coercitivas y revanchistas.

Calentamiento Global , Mercado

Sigilosamente el INSS publica su Resolución 1/325 del 28 de los corrientes, para ser enviada a la Presidencia de facto y que esta la publique en el Diario Oficial La Gaceta. Estas mismas Reformas fueron abortadas por las protestas de un puñado de estudiantes universitarios el 18 y 19 de abril de 2018. A estas protestas, siguieron multitudinarias marchas que con saña espeluznante fueron reprimidas, provocando más de centenares de asesinados, miles de heridos, secuestrados y torturados, a la par de una masiva población que se ha ido al exilio.

Las nuevas reformas son eminentemente políticas, coercitivas y revanchistas. Quedarán para cuando sea oportuno unas reformas integrales en lo administrativo, financiero, actuarial, jurídico y conceptual, defendiendo la premisa que el INSS no es propiedad de ningún partido gobernante y que debe estructurarse en razón de los legítimos intereses de sus cotizantes, el nuevo INSS deberá apropiarse de los conceptos básicos que rigen estas instituciones. Aquí se ha hecho un “chacuatol”, un solo “bolsón” para darle paso a los desmanes políticos y administrativos.

Esta Resolución del INSS afirmando que buscan un “balance financiero”, es el resultado de un catastrófico manejo de sus finanzas. ¿Quiénes han desequilibrado las finanzas del INSS? Cómo fue que saltaron en mil pedazos las inversiones del INSS? Aquí me permito mostrar, tomado cifras de los Anuarios del Instituto, tres párrafos que explican lo anterior:

a) A finales del 2012 el total de inversiones ascendía a US$603.3 millones de dólares y a finales del 2017 se han hundido a tan solo US$318.0 millones, con un descenso del 47.3 por ciento, equivalente a una pérdida de US$285.3 millones. Sin tomar en cuenta las pérdidas del 2018 y las cuentas malas de su Cartera de Créditos y aquellas inversiones sobrevaluadas;

b) El Remanente Social Operativo del INSS, en el período 2013/2017, ascendió a un déficit de US$247.3 millones de dólares, sin tomar en cuenta los resultados negativos del 2018, traspasando la barrera de los US$300.0 millones de dólares. Un acto de “terrorismo” brutal a las finanzas del INSS.

El INSS no debe ser utilizado para prebendas políticas, caja chica del gobernante de turno y especialmente no debe atender políticas populistas con los recursos de los cotizantes.

Estrangular a la empresa privada, clase media y en general a la clase trabajadora, por “golpistas y vandálicos”, aplicando todas las tuercas en lo fiscal y en las reformas al INSS, en una situación de inestabilidad sociopolítica, son medidas altamente recesivas, evaden la situación real. Es una soberana irresponsabilidad, cuando sabemos que tales medidas coercitivas no tienen consenso.

El autor es analista financiero.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: