Canciller de España celebra expulsión del FSLN de la Internacional Socialista

Ministro de asuntos exteriores de España declaró que "el socialismo es incompatible con la dictadura y la represión".

Josep Borrell, ministro de asuntos exteriores de España.

El ministro de asuntos exteriores de España, Josep Borrell Fontelles, celebró la expulsión del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de la Internacional Socialista (IS)  en su cuenta de Twitter.

Borrell atribuyó la expulsión a las violaciones de los Derechos Humano de Daniel Ortega y declaró que «el socialismo es incompatible con la dictadura y la represión, que ha provocado más muertos en Nicaragua que en Venezuela».

La Internacional Socialista (IS) es una organización mundial que agrupa a 145 partidos políticos y organizaciones de izquierda de todos los continentes.

Le puede interesar: Magistrado Francisco Rosales exhibió justicia del Frente Sandinista

La expulsión del FSLN, que se concretó el martes pasado, fue gestionada desde agosto del 2018 por el Partido Liberación Nacional de Costa Rica y ya en el foro fue impulsada por el secretario de Relaciones Internacionales del costarricense Partido Liberación Nacional (PLN), Ricardo Sancho Chavarría. En el foro se le dio la oportunidad de réplica al representante del FSLN, magistrado Francisco Rosales, quien repitió el discurso oficialista de un “fallido intento de golpe de Estado”.

En noviembre pasado, Borrell abogó porque la comunidad internacional imponga sanciones a Nicaragua, ante la falta de voluntad del régimen de Daniel Ortega de resolver la crisis provocada por la “sanguinaria represión” de su “dictadura”.

Borrell expresó la preocupación de España por la situación de Nicaragua en su intervención en el Foro Iberoamérica que se celebró en Madrid y cuya inauguración ha presidido el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez.

Desde el 18 de abril pasado, el país vive una crisis por la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles que demandan la salida de Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, del poder. La represión ha dejado más de 325 muertos, según el reporte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).