La corrupción, el candidato común en las elecciones de El Salvador

Hugo Martínez, candidato del FMLN, carga con el peso de encabezar el mismo partido que llevó a Mauricio Funes a gobernar el país entre 2009 y 2014

Trabajadores instalan las mesas de votación para las elecciones. El país elige a su presidente para los próximos cinco años. LAPRENSA/ EFE

Los candidatos de los tres partidos con opciones de gobernar en El Salvador cargan con la herencia de la corrupción legada por sus antecesores, quienes ostentaron la Presidencia y fueron procesados por delitos cometidos durante sus mandatos.

Los aspirantes del oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), la Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) tienen la vista puesta en las elecciones de este domingo, a la que están convocados 5.2 millones de electores, mientras miran de reojo al fantasma de la corrupción.

Lea además: FMLN, aliado de Ortega en la “cuerda floja” en elecciones en El Salvador

Hugo Martínez, candidato del FMLN, carga con el peso de encabezar el mismo partido que llevó a Mauricio Funes a gobernar el país entre 2009 y 2014, etapa en la que, según la Fiscalía, malversó más de 351 millones de dólares del Estado y sobornó al entonces fiscal general, Luis Martínez, para evitar investigaciones.

Funes, asilado en Nicaragua desde septiembre de 2016, tiene actualmente tres procesos judiciales abiertos en su país, a los que se ha sumado a mediados de enero el de “revelación de documento secreto” del Departamento del Tesoro de EE. UU.

Lea más en: Ordenan detener a expresidente salvadoreño Mauricio Funes por revelar documento secreto de EE.UU.

El escrito recogía, según el Ministerio Público, información sobre un millonario desvío por el que fue procesado el difunto exmandatario Francisco Flores (1999-2004), quien presidió el país bajo la bandera de Arena, formación de derechas enfrentada históricamente al FMLN.

Los enemigos de Martínez en la contienda electoral no dudaron en usar los delitos atribuidos a Funes para desacreditar al actual candidato y relacionarlo con el exmandatario.

Lea también: Enfrentamiento entre vendedores ambulantes y policías deja al menos 37 heridos en Santa Tecla, El Salvador

Tampoco se escapa de la sombra del delito Carlos Calleja, quien compite por la Presidencia de la mano de Arena, partido que carga con el legado de los expresidentes Elías Antonio Saca (2004-2009) y Flores, quien falleció antes de que concluyera el proceso judicial en su contra.

Pese a que el candidato se desligó de los señalamientos de corrupción contra su partido alegando que él no tiene pasado político y pidió a los votantes que no lo juzguen “por los errores de otros”, no logró eliminar la mancha que dejaron en Arena sus predecesores.

Le puede interesar: Caravana de migrantes: el reto de Isaac Perreira, un discapacitado que busca llegar hasta Estados Unidos en muletas

En la memoria de los salvadoreños permanece la imagen de Flores, quien fue enviado a juicio en 2015 por supuestamente apropiarse de cinco millones de dólares de donaciones taiwanesas y desviar otros diez millones a una cuenta de Arena, pero falleció antes de que comenzarán las audiencias.

Pero la sombra de Saca es alargada y alcanza también a Nayib Bukele, el candidato de GANA, partido al que se unió el exmandatario tras ser expulsado de Arena en el año 2010 y por el que compitió por la Presidencia en las elecciones de 2014.

También lea: Corte salvadoreña ordena nueva investigación por homicidio de san Óscar Romero

GANA fue fundada en 2010 como resultado de un cisma en Arena, por el cual se produjo la expulsión de Saca y la salida de doce de sus diputados.

La formación que ahora encabeza Bukele se ha caracterizado por apoyar el endurecimiento de la seguridad carcelaria, abogar por la pena de muerte y el paramilitarismo para combatir a las pandillas, y oponerse a la despenalización del aborto. Él es quien puntea en las encuestas.