Despiden a maestra crítica de dictadura

Tania Ríos Molina fue despedida del Instituto Nacional Ramírez Goyena, después de 25 años de magisterio. Ella considera la acción como una represalia por expresa su inconformidad contra el régimen orteguista.

La profesora Tania Ríos asistía a las marchas azul y blanco. Ella fue despedida la semana pasado, como «represali», dijo a LA PRENSA. En la fotografía usa una gorra. LAPRENSA/CORTESÍA

Tania Ríos Molina ha estado en las aulas de clases del país durante 26 años, un cuarto de siglo lo ha dedicado a enseñar Biología y Ciencias Naturales en el Instituto Nacional Ramírez Goyena, tiempo en el que no presentó ningún motivo para que fuera despedida. Sin embargo, el último jueves la despidieron, acto que Ríos calificó como una “represalia” por expresar su inconformidad respecto a la actuación del Gobierno contra la población.

Ríos Molina nunca ha guardado silencio y tampoco lo iba a hacer en el contexto actual. Asegura estar en desacuerdo frente a las “injusticias que este gobierno está llevando a cabo”.

La maestra de generaciones es hermana de la autoconvocada Helen Aráuz Molina, quien coincidió con su hermana en asegurar que su despido es una represalia. Aráuz Molina tuvo que salir del país ante las amenazas que recibía.

Ella fue golpeada por la Policía Orteguista (PO) al resistirse a que la subieran a una patrulla. Eso sucedió en septiembre de 2018, cuando participaba en la marcha “Somos la voz de los presos políticos”.

Las dos hermanas iban a las manifestaciones azul y blanco, en las que la población demandaba la libertad de los presos políticos, justicia para las víctimas de la represión y la salida del dictador Daniel Ortega del poder.

Durante toda su carrera docente, Ríos Molina no generó razones para que la despidieran. No obstante, el jueves, en la delegación distrital del Ministerio de Educación (Mined) le dijeron que prescindían de sus servicios. Ella le preguntó al delegado departamental el porqué de su despido y este respondió que el Mined se reservaba el derecho de despedirla.

La docente Tania Ríos asistía a las marchas azul y blanco. Ella fue despedida, acto que señaló como una represalia.
LAPRENSA/CORTESÍA

La docente no firmó su carta de despido, y por ello, el delegado departamental le dijo que no le entregaría el documento. Ríos Molina aseguró que no firmó porque le están violentando sus derechos laborales.

Antes que hicieran efectivo su despido, a Ríos Molina le habían comentado que estaba en una lista, e incluso circularon en las redes del oficialismo una fotografía de ella en una marcha azul y blanco.

La docente asegura que siempre ha mantenido su profesionalismo, muestra de eso es que en su última evaluación, que se realizó este pasado diciembre, obtuvo una calificación de 98.

Lea además: 60 maestros han sido despedidos en purga política del orteguismo

Control e intolerancia

Para el investigador en Ciencias Sociales, Mario Sánchez, el país está ante un régimen autoritario, intolerante y represivo en diferentes aspectos; desde las amenazas, la violencia física, la criminalización y el despido laboral.
Existe un control exagerado, pero a la vez este refleja debilidad, y en cierta forma la inconsistencia del régimen, analizó Sánchez.

Para el investigador persiste un descontento en la población, la cual está consciente de quién es quién y quién comete los abusos y violaciones. No obstante, el régimen refuerza las medidas represivas contra cualquier voz que está en desacuerdo con su narrativa, explicó.

La gillotina represiva del régimen a través de los despidos inició hace meses. Varios docentes de diferentes departamentos del país han denunciado la finalización de sus contratos laborales, sin ninguna aparente causa.

Se les señala sus participaciones en marchas azul y blanco. Hasta septiembre del 2018, unos sesenta maestros habían sido despedidos de forma arbitraria.

Ríos Molina expresó que supuestamente otros colegas estarían en listas. Su caso es el primer despido que se realiza en el contexto de las protestas en el Ramírez Goyena.

Además de docentes, el régimen se ha ensañado con los profesionales de la salud, entre estos, médicos especialistas. Varios de ellos aseguran que apoyaron a las víctimas de la represión cumpliendo con su juramento hipocrático.

Lea también: UNAN-Managua y el Ministerio de Educación se deshacen de los maestros críticos del Gobierno

Trabajar en medio de la tensión

La docente de generaciones Tania Ríos Molina fue despedida por el Ministerio de Educación la semana pasada. Este no explicó los motivos de la decisión. Molina asegura que es una represalia por expresarse libremente.

Trabajó 25 años en el Instituto Nacional Ramírez Goyena, donde existe temor en el cuerpo docente. “Es un ambiente donde uno no respira tranquilidad porque no podemos actuar, no podemos expresarnos, tenemos que cuidarnos de con quién vamos a conversar, eso yo lo considero un ambiente que no es positivo para nadie, no es agradable estar en un ambiente laboral en donde tenés que cuidarte las espaldas de lo que podás decir, y si lo decís, como yo me he expresado abiertamente, te consideran que sos de la derecha, que estás apoyando el golpe de Estado, ‘sos golpista’, ‘ahí están las vandálicas’; ese tipo de expresiones de algunos, no de todos. Y sí, claro que hay temor”, expresó la maestra.

Lea además: Ministerio de Educación despide a maestros que han participado en manifestaciones antigubernamentales en Estelí