Compañía de Jesús preocupada por la Universidad Centroamericana

El padre Arturo Sosa Abascal, superior general de la Compañía de Jesús, constató, por medio de una visita que realizó a Nicaragua, el asedio económico y político que vive la Universidad Centroamericana (UCA) y en especial, su rector, padre José Idiáquez.

Los estudiantes de la Universidad Centroamericana han liderado las protestas contra el régimen de Daniel Ortega. LA PRENSA/ARCHIVO

El padre Arturo Sosa Abascal, superior general de la Compañía de Jesús, constató, por medio de una visita que realizó a Nicaragua, el asedio económico y político que vive la Universidad Centroamericana (UCA) y en especial, su rector, padre José Idiáquez.

Asimismo, expresó mediante una carta su preocupación por las crecientes tensiones sociales existentes que ponen en riesgo la normalidad de la vida universitaria, la seguridad de las personas y la del mismo rector.

“Me llenan de inquietud las recientes decisiones gubernamentales que establecen una significativa reducción del aporte económico a la UCA, establecido constitucionalmente para favorecer el acceso a la educación superior de los estratos sociales más necesitados”, se lee en el documento.

El Consejo Nacional de Universidades (CNU) redujo en un 26.7 por ciento el presupuesto a la universidad jesuita para este año.

La medida afectará a más de dos mil estudiantes, había asegurado en publicaciones anteriores el padre Idiáquez.
El superior general de la Compañía de Jesús también expresó “cercanía, solidaridad y respaldo” a la gestión que realiza el rector de la UCA junto a todas las personas “que comparten la misión y la responsabilidad de hacer de la UCA una institución al servicio de Nicaragua”.

Asedio desde abril

La UCA fue atacada desde el 18 de abril pasado, cuando sus estudiantes protestaban por las fallidas reformas a la seguridad social (que ahora Ortega ha vuelto a publicar de manera inconsulta), y fueron reprimidos por miembros afines al orteguismo.

Los daños materiales contra la alma mater aún son visibles. Desde el 18 de abril, la entrada principal de la universidad se convirtió en un punto de reunión para las manifestaciones pacíficas contra el régimen de Daniel Ortega.

El 30 de mayo, el campus de la UCA refugió a centenares de personas que marchaban en solidaridad con las madres de abril, cuando la manifestación fue atacada.

Lea también: Universitarios demandan asignación del seis por ciento a la Universidad Centroamericana

Permanencia de la Policía Orteguista

Las inmediaciones de la Universidad Centroamericana permanecen con presencia de agentes antimotines de la Policía Orteguista (PO). Antes del 18 de abril, estudiantes de la universidad jesuita protestaron para demandar respuestas contundentes al régimen de Daniel Ortega ante el incendio en la Reserva Biológica Indio Maíz, después protestaron por las fallidas reformas a la seguridad social. Varios de sus estudiantes han sido víctimas de persecución, por lo que han tenido que salir del país o permanecer en casas de seguridad. En otros casos, la represión ha sido peor, como ha sucedido con Edwin Carcache, exalumno de esa casa de estudios y actual reo político. Muchos de los estudiantes perseguidos participaron en el Diálogo Nacional, incluido el rector de la UCA, padre José Idiáquez.

Lea además: CNU recortó 67 millones de córdobas a la UCA, un 26.7 por ciento de su presupuesto

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: