Un sujeto mata con un machete a un pequeño caficultor en El Cuá, Jinotega

Leonel Dávila García murió la mañana de este lunes tras recibir una herida en el pecho en la comunidad Frank Tijerino

Jinotega, El Cuá

Los pobladores de la comunidad Frank Tijerino están alarmados porque es el segundo crimen que ocurre este año en ese sector. LA PRENSA/Cortesía

Leonel Dávila García, de aproximadamente 39 años, murió la mañana de este lunes tras recibir una herida en el pecho provocada presuntamente con machete por una persona todavía sin identificar en la comunidad Frank Tijerino, a unos 16 kilómetros al este del poblado El Cuá, en el departamento de Jinotega.

Agentes policiales llegaron al sitio para investigar el caso, pero todavía no brindan información preliminar sobre sus averiguaciones. Mientras tanto, vecinos de la comunidad dijeron vía telefónica que Dávila, un pequeño caficultor, estaba trabajando en su parcela, resembrando café, cuando fue atacado.

Lea además: Asesinan a un comerciante en Wiwilí, Jinotega

Según la versión de los lugareños, Dávila habría estado agachado cuando, presuntamente, le asestaron un garrotazo por la espalda y, cuando cayó al suelo, le ensartaron la punta de un machete en el pecho.

Los pobladores de esa comunidad están alarmados porque es el segundo crimen que ocurre este año en ese sector. La noche del 17 de enero, el también caficultor José Esteban Pao Rugama estaba viendo televisión cuando unos desconocidos llegaron a su casa y le asestaron un balazo; además intimidaron a otras personas que estaban en la vivienda, robaron un celular y más de 40,000 córdobas en efectivo que la víctima había obtenido de la venta de café.

Acuchilló al padrastro

Mientras tanto, en el vecino municipio de Wiwilí, la Policía continuaba buscando a Andrés Abelino Palacios Sevilla, de 30 años, como principal sospechoso del homicidio en perjuicio de José Santos Polanco Herrera, de 38 años, quien murió a causa de una cuchillada en el cuello. Polanco era padrastro de Palacios.

Puede leer: Asesinan a una mujer a machetazos en San José de Bocay, Jinotega

El crimen ocurrió a las 2:00 de la mañana de este domingo frente a un bar llamado El Estribo, en la comunidad Las Quebradas. Evelia Sevilla Castillo, pareja de la víctima y madre del sospechoso, fue quien denunció el caso ante la Policía que llegó al sitio para investigar.

En su denuncia, la mujer de 55 años dijo que Polanco salió de su casa, en la misma comunidad, a las 7:00 de la mañana del sábado 2 de febrero para vender “unas libras” de café, indicándole la posibilidad de volver hasta el siguiente día. En tanto, Andrés salió poco después en la misma dirección.

Sevilla los estuvo esperando a ambos, pero su hijo volvió a las 3:00 de la mañana del domingo en estado de ebriedad  y pidiéndole que le buscara “una mochila, dos mudadas y un par de zapatos porque la Policía lo podía localizar y capturar”.

También: Matan a balazos a un caficultor en una finca ubicada en El Cuá, Jinotega

Ante preguntas de la mujer, Palacios le confesó que había apuñalado a su padrastro, aliñó las cosas y huyó aparentemente con dirección a Ayapal, en San José de Bocay.

Todavía incrédula, Sevilla fue a las 7:00 de la mañana a buscar a su pareja, encontrándolo con una herida en la parte derecha del cuello, por lo que dos hombres avisaron al brigadista de salud, Primitivo Peralta, pero, cuando este llegó, Polanco había muerto.

Aunque la víctima y el sospechoso aparentemente no tenían problemas, según los reportes preliminares de la Policía estos tomaban licor juntos y “consumían sustancias sicotrópicas”.