«Esta mañana la encontré ahí, patas arriba…». Así comienza La perra, la cuarta novela de la escritora colombiana Pilar Quintana, que llega a España avalada por el éxito de crítica de su país y por el Premio Biblioteca Narrativa de Colombia.

Una novela breve, intensa y carnal, como las palabras que utiliza Quintana (Cali, 1972) que trata de la crudeza de la vida, de la maternidad, la culpa y el despiadado trato que se da a las mujeres que no pueden tener hijos en sociedades pequeñas fuera de las urbes.

Por eso La perra, publicada en España en la colección Mapa de las Lenguas, de Random House Mondadori, se desarrolla en una aldea de la selva del Pacífico colombiano, donde Damaris ya entrada en la madurez y tras miles de intentos por quedarse embarazada, adopta una perra y la llama Chirli, como tenía pensado llamar a la hija que nunca tuvo.


Otros artículos de interés:

Perros de varias épocas también tienen un museo en Nueva York
Pantaleón y las visitadoras: novela de Mario Vargas Llosa tendrá nuevo musical
Novela que indaga “el dolor de la pérdida” recibe Premio Biblioteca Breve


Una relación en la que Damaris pone todo su amor y entrega, aunque acabe mal, y pese a las criticas de su primitivo y prejuicioso entorno, su marido, su familia, vecinos… y donde la naturaleza no es nada bucólica, sino toda una fuerza convulsa que somete con su extremo clima de vendavales y diluvios a todos los habitantes del pueblo.

«La perra es una novela de una violencia verdadera. Como la artista que es, Pilar Quintana encuentra heridas que no sabíamos que teníamos, señala su belleza, y luego arroja en ellas un puño de sal», dice el escritor mexicano Yuri Herrera, de esta estremecedora novela.

Y es que La perra es también todo un retrato donde conviven la belleza y la pobreza, los blancos y los negros en una reflexión sobre el instinto y la maternidad, la culpa, la envidia, el abandono o el suicidio.

Pilar Quintana emociona en un libro, donde se mezcla García Márquez, los clásicos rusos o el escritor de culto Andrés Caicedo. Un relato de cien páginas con un lenguaje justo sin florituras. «Entre menos digo más digo», declaró la autora en una entrevista.

«Tras tres novelas escritas en la selva del Pacífico colombiano y situadas en la ciudad, Pilar Quintana volvió a la ciudad y decidió escribir sobre la selva, y además lo hizo desde la perspectiva de una mujer de la región, no de una urbanita» explica la coordinadora de Penguin Random House, Gabriela Ellena.

«La novela muestra la crudeza de la vida en estrecho contacto en la naturaleza, dependiente del medio para sobrevivir, un entorno donde la infertilidad no se trata en clínicas limpias y asépticas, sino que se asume, se calla y se afronta como se puede», añade.

La editora asegura que «este contrapunto poco explorado fue lo que le empujó a apostar por publicar La perra en España.

«Hay más Colombia que Bogotá, El Caribe y Pablo Escobar, hay un mundo rural que no admite romantización alguna y hay maternidades frustradas diferentes a las que ya conocemos».

Pilar Quintana, como autora, se encuadra entre los talentos consagrados de la narrativa latinoamericana actual.