Donald Trump asegura que migrantes ilegales asesinan a «innumerables estadounidenses»

"La tolerancia para la inmigración ilegal no es compasiva, es cruel", advirtió el mandatario en su segundo discurso del Estado de la Unión

DonaldTrump, MIGRANTES, CARAVANA

El presidente Donald Trump fue exculpado en el informe sobre la trama rusa de Robert Mueller. LA PRENSA/AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió este martes a arremeter contra los inmigrantes ilegales al advertir de que «año tras año innumerables estadounidenses son asesinados por extranjeros ilegales criminales», durante su segundo discurso del Estado de la Unión.

«La tolerancia para la inmigración ilegal no es compasiva, es cruel», advirtió, al tiempo que tildó de «salvaje» a la pandilla salvadoreña MS-13, de la que dijo que opera en 20 estados «y casi todos llegan» a Estados Unidos a través de la frontera sur.

Lea además: 23 nicaragüenses forman parte de la última caravana de migrantes rumbo a EE.UU.

EE.UU. comenzó a aplicar oficialmente una política de «tolerancia cero» hacia la inmigración ilegal en abril pasado, cuando las autoridades comenzaron a procesar criminalmente a los adultos que llegaban irregularmente al país, lo que originó la separación de cerca de 3,000 menores de sus padres indocumentados.

Además, en diciembre pasado, EE.UU. anunció que devolvería a México a todos los migrantes que accediesen irregularmente por la frontera común, incluidos los solicitantes de asilo, a la espera de que se resuelvan sus casos; una medida que ha sido calificada de «unilateral» por parte de las autoridades mexicanas.

Puede leer: Jakelin Caal Maquin, la niña de Guatemala que murió bajo custodia de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. tras cruzar la frontera con su padre

En los últimos meses se han organizado varias caravanas de migrantes procedentes de Centroamérica que se han partido hacia el norte en dirección a la frontera entre EE.UU. y México, lo que ha exacerbado el discurso antiinmigrante de Trump.

Entre los grupos de migrantes centroamericanos que llegan a la frontera entre México y Estados Unidos hay muchas familias. BBC MUNDO/Getty Images

Muro fronterizo

Trump además aseguró que construirá el muro en la frontera con México e indicó que su Administración ha enviado al Congreso una propuesta «de sentido común» para poner fin a la «crisis» en esa zona.

«En el pasado, la mayoría de las personas en esta sala votaron por un muro, pero el muro adecuado nunca se construyó. Lo haré construir», sostuvo Trump.

También: Donald Trump amenaza con cerrar la frontera con México “permanentemente”

La disputa en el Congreso por los recursos para el muro fronterizo desencadenó el cierre parcial de la Administración gubernamental, que duró 35 días y que obligó a retrasar una semana el discurso del gobernante.

Trump aseguró que, mientras hablan, «grandes caravanas» de inmigrantes marchan hacia Estados Unidos y advirtió de que ningún tema ilustra mejor la división entre la clase trabajadora y la clase política estadounidense que la «inmigración ilegal».

Según detalló, su propuesta al Congreso incluye asistencia humanitaria, más agentes de la ley, fortalecer los mecanismos para la detección de drogas y prevención del tráfico de niños.

LA PRENSA/ EFE

Más 1,700 migrantes en la frontera

Unos 1,700 migrantes, la mayoría hondureños, arribaron este martes a la mexicana ciudad de Piedras Negras, frontera con Estados Unidos.

Lea: Caravana de migrantes en Tijuana: “Pido perdón a México”, la historia de la mujer que rechazó un plato de frijoles y desató la ira de algunos mexicanos contra hondureños

El 84 por ciento de los migrantes son hondureños y el resto de Nicaragua y El Salvador, reportó Claudio Bres Garza, el alcalde de Piedras Negras, en el estado de Coahuila.

Naves industriales de una antigua maquiladora fueron habilitadas para albergar a los migrantes, donde las mujeres y los niños dormirán separados de los hombres.

En declaraciones a la prensa, el alcalde dio la bienvenida a «todos aquellos que se comporten» y los instó a comportarse como invitados, luego de que el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, advirtió que no permitirá que ingresen más migrantes indocumentados al estado.

En total unos 2,200 migrantes arrancaron su caravana el 15 de enero en Honduras, pero medio millar decidió tramitar su visa humanitaria, que les permite trabajar y obtener seguridad social por un año. Otros desviaron su rumbo a ciudades mexicanas como Monterrey, Nuevo León.

Otro contingente de unos 3,800 migrantes, que huyen de la violencia y la pobreza de sus países, atraviesa el estado de Chiapas, limítrofe con Guatemala, y se dirige a la Ciudad de México donde decidirán la ruta que tomarán para llegar a la frontera con Estados Unidos.

En octubre del año pasado, cerca de 6,000 migrantes, en su mayoría familias con niños, llegaron a hacinarse por más de dos semanas entre noviembre y diciembre en improvisados albergues en Tijuana, donde algunos fueron agredidos por lugareños.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: