Régimen «oculta» agentes de la Policía Orteguista en rotondas de Managua

El régimen continúa con la vigilancia de las calles de Managua, pero con menor número de policías y además ha dejado de desplazar a sus fuerzas antimotines y rotonderos en la vía pública

El régimen de Daniel Ortega continúa con la vigilancia de las calles de Managua para evitar cualquier protesta en su contra, pero con menor número de policía orteguista y además ha dejado de desplazar a sus fuerzas antimotines y rotonderos en la vía pública.

En las rotondas La Virgen, Cristo Rey, Rubén Darío y Jean Paul Genie, las patrullas permanecen estacionadas y los uniformados desplegados en al menos tres de sus costados, con fusil en mano y la mirada de alerta como si en cualquier momento les tocará resistir un ataque.

Así son los días en la capital, pero el régimen insiste con el discurso de que todo volvió a la normalidad en el país, esto por solo inaugurar parques y promover proyectos en Managua que son un tributo a la paz y la vida.

El despliegue policial es permanente desde octubre de 2018, cuando a través de una nota de prensa se notificó que estaban prohibidas las marchas azul y blanco que no gozaran de un permiso previo de la institución del orden, evidenciando que la intención era frenar las movilizaciones contra el régimen porque no paraban pese a que significara jugarse la vida al ser asediadas y finalmente atacadas por los policías y las fuerzas paramilitares al servicio del régimen de Daniel Ortega.

Desaparecieron los rotonderos

En tiempos en que existe un desprecio generalizado hacia el régimen por la brutalidad que ha ejercido en el estallido social, se decidió llevar a sus fanáticos a las rotondas y ponerlos a ondear banderas rojinegras y a cantar canciones revolucionarias.

Asimismo, se diseñó un rol por institución pública para que después de mediodía llevara a una parte de sus trabajadores a demostrar el respaldo al régimen, que se debía hacer o de lo contrario la persona sería apuntada en una lista de candidatos a ser despedidos por no mostrar compromiso y lealtad.

Para lograr la presencia de los simpatizantes en las rotondas, el régimen tuvo que facilitar el transporte en buses rusos; en el caso de los empleados públicos los traslados se hicieron con el parque vehicular y el combustible asignado a cada institución pública.

Marcha atrás con trincheras

Semanas atrás la Alcaldía de Managua empezó la construcción de pequeños muros en algunos extremos de las principales rotondas de la ciudad; pero tras la publicación de LA PRENSA se mandó a destruir. Para disimular se plantaron algunos árboles.

Según varios expertos en seguridad, estas obras eran trincheras, donde pasarían los policías que se mantienen en estos puntos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: