Victoria de Nayib Bukele cambiará la correlación política en la región y en los foros internacionales

Analistas nicaragüenses valoran impacto del triunfo de Nayib Bukele en el régimen de Daniel Ortega.

OEA, oposición, represión, Nicaragua, Daniel Ortega, presos políticos

La oposición pidió a la OEA acelerar medidas de presión al régimen de Nicaragua. LA PRENSA/ CORTESÍA

El triunfo electoral de Nayib Bukele en El Salvador a todas luces representa la pérdida de un aliado de Daniel Ortega en la región centroamericana y en los foros internacionales. Lo dejan ver las propias declaraciones de Bukele durante su campaña electoral y lo afirman los analistas políticos nicaragüenses.

Lea también: Nayib Bukele gana la presidencia de El Salvador

«Dictadores como (Nicolás) Maduro en Venezuela, (Daniel) Ortega en Nicaragua y Juan Orlando (Hernández) en Honduras, jamás tendrán ninguna legitimidad, porque se mantienen en el poder a la fuerza y no representan la voluntad de sus pueblos. Dictador es dictador, de derecha o de izquierda», tuiteó Nayib Bukele el 23 de enero 2019.

Particularmente en la Organización de Estado Americanos (OEA), una mayoría de países a votado a favor de las resoluciones que responsabilizan al régimen de Daniel Ortega de las cientos de muertes por la represión policial y paramilitar contra protestas civiles desde el 18 de abril. El nuevo gobierno encabezado por Bukele en El Salvador, se sumaría a estos países.

El general en retiro Hugo Torres dijo que Bukele dejó claro que no apoya al régimen de Ortega, lo que implica que no votará a su favor en los foros internacionales, como lo ha venido haciendo el gobierno saliente de izquierda, encabezado por Salvador Sánchez Cerén, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

«Si nos atenemos a esas declaraciones (en Twitter), que fueron claras y fuertes para definir su posición política, una vez que asuma la presidencia, tendríamos que esperar a que actúe en correspondencia con las mismas y eso se traduce en la posición que tendrá su gobierno en las foros internacionales como la OEA, Naciones Unidas y organizaciones diversas de derechos humanos, así como en su quehacer diplomático», dijo Torres.

«El voto de El Salvador en esas instancias y particularmente en el Consejo Permanente de la OEA será favorable a la lucha del pueblo de Nicaragua, para salir de la dictadura de Daniel Ortega y recuperar la democracia», agregó el exgeneral Torres.

Para el sociólogo Óscar René Vargas, el triunfo de Bukele «significa un cambio en la correlación de las fuerzas políticas en la región centroamericanas», y en consecuencia «lo más seguro es que El Salvador va a cambiar su voto en la OEA», donde hasta ahora, con el gobierno de izquierda, había apoyado al régimen de Ortega. Sin embargo, Vargas señaló que es muy temprano para valorar las repercusiones concretas en los diferentes países.

Por otra parte, el ex vicecanciller Víctor Tinoco consideró que cuando Bukele asuma podría hacer una alianza con el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, «para ayudar a empujar los cambios democráticos e institucionales que urgen en Nicaragua».

Envidiable transparencia electoral de El Salvador

Los políticos opositores en Nicaragua también hicieron especial énfasis en la credibilidad y la confianza del sistema electoral en El Salvador, al que nadie le cuestionó los resultados que le dieron el triunfo a Nayib Bukele, candidato de la Gran Alianza por la Unidad Nacional.

«Es envidiable el proceso electoral que vimos en El Salvador. Ver a los salvadoreños votando en orden, ver a la Policía resguardando el orden, ver a los ciudadanos pudiendo verificarse en la computadora, indica que hay un sistema electoral confiable», dijo el político opositor y miembro del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), Mauricio Díaz.

Díaz también destacó que en El Salvador, el partido de izquierda, Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), y el partido de derecha, Alianza Republicana Nacionalista (Arena), han cumplido el pacto de gobernabilidad que firmaron en su momento, para garantizar los principios democráticos y de alternabilidad en el poder.

En Nicaragua, el poder electoral es controlado por el partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y desde 2008 existen pruebas de los fraudes electorales que han mantenido en el poder a esa organización política, dirigida por Daniel Ortega.

El ex vicecanciller Víctor Hugo Tinoco valoró que la victoria de Bukele es una derrota a los partidos políticos de la postguerra, en referencia al FMLN y Arena.

«Despojados de estos partidos con vínculos de la guerra, ahora pueden concentrarse en buscar salidas para delante y esto augura buenas cosas (para Bukele)», dijo Tinoco.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: