Epidemia de malaria no da tregua en Nicaragua

En las primeras cuatro semanas del año, en Nicaragua se han enfermado de malaria 1,226 personas, una epidemia que ha incrementado en más del 40 por ciento con relación a igual periodo del año pasado

Las autoridades de salud recurren a la fumigación para erradicar los nidos de mosquitos. LA PRENSA/ ARCHIVO/ Maynor Valenzuela

Las autoridades de salud recurren a la fumigación para erradicar los nidos de mosquitos. LA PRENSA/ ARCHIVO/ Maynor Valenzuela

En las primeras cuatro semanas del año, en Nicaragua se han enfermado de malaria 1,226 personas, una epidemia que ha incrementado en más del 40 por ciento con relación a los 860 casos que registró el Ministerio de Salud (Minsa) en igual periodo del año pasado. Tal situación ya la había anunciado la Unidad Médica Nicaragüense, desde que el Minsa comenzó a echar a decenas de médicos como represalia política.

Pero la malaria no es la única epidemia en aumento, también los casos de dengue siguen multiplicándose. El reporte del Minsa indica que hasta el momento hay 184 casos confirmados, frente a 121 enfermos de dengue en igual periodo del año anterior. No obstante, a los hospitales han llegado 5,452 personas enfermas con sospechas de dengue.

Otra epidemia que sigue causando estragos en el país es la neumonía, sólo en cuatro semanas 21 personas han muerto por esta causa. También se reporta tres muertes maternas y seis decesos por enfermedades diarreicas agudas.

Lea además: Minsa dice que menos nicaragüenses se enfermaron en el 2018

Meses atrás, el doctor Ricardo Pineda advirtió que factores como la reducción del presupuesto del Minsa, despidos arbitrarios, la politización de los hospitales y la desconfianza de la población hacia los trabajadores de la salud pueden enrumbar a Nicaragua hacia una crisis sanitaria similar a la de Venezuela.

“Durante todo este tiempo (de las protestas) no hubo control de vectores y difícilmente la gente los va a dejar entrar en su casa (a los trabajadores del Minsa). Por otro lado, una buena parte de los trabajadores han andado (anduvieron) con el rostro tapado en las Hilux, hay un desvío de los trabajadores del Estado, los vemos en rotondas y haciendo cualquier cosa y eso va a impactar en el cuadro epidemiológico de Nicaragua”, agregó el médico.

Minsa dijo que en 2018 menos se enfermaron

Al finalizar el año 2018 las estadísticas del Minsa indican que ese periodo fue positivo para la salud de los nicaragüenses, la población se enfermó menos y hasta disminuyeron las epidemias; sin embargo, el 2018 fue un año convulso en el que proliferaron las denuncias de negligencias médicas, despidos masivos en hospitales, protestas y desplazamientos forzados, por lo que las estadísticas del Minsa resultan poco creíbles.

Le puede interesar: Epidemia del dengue no cede en Nicaragua

Muestra de la fragilidad de las estadísticas del Minsa es que, a mediados de enero, una publicación de la Organización Panamericana de la Salud colocó a Nicaragua entre las diez naciones de América donde hubo más casos de dengue en 2018.