Zona de Strikes: Piden bateador designado para Liga Nacional

El bateador designado ha sido un tema de controversia desde su implementación en 1973, pero ahora el sindicato de peloteros lo desea en la Liga Nacional

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

Los dueños de equipos de la Liga Americana, liderados por el innovador Charlie Finley, propietario de los Atléticos, decidieron implementar el bateador designado en 1973. La Liga Nacional señaló que revisaría ese asunto en 1980, pero siempre lo ha rechazado.

Desde entonces han persistido la rivalidad entre las dos ligas sobre el bateador designado. Los puristas de la Nacional lo consideran una aberración. Los revolucionarios de la Americana establecen que permite más jonrones y más emoción para el fanático.

Lo cierto es que desde el 6 de abril de 1973, cuando Ron Blomberg de los Yanquis fue hacia la caja de bateo, se inició la era de los designados, rol que permitió que carreras ya por extinguirse o bateadores con limitaciones defensivas, tuvieran el chance de continuar.

El sindicado de jugadores que siempre lo ha visto desde una perspectiva laboral, (un puesto de trabajo) solicitó al Comisionado de Grandes Ligas que establezca el bateador designado de manera universal en el juego y que lo haga a partir de este 2019, es decir ahora.

El debate está en lo fino. La resistencia de fanáticos y directivos de la Nacional, ha estado firme. Aseguran que la emoción está en el manejo de los cambios y en el dinamismo que tiene el juego, apegado a sus rasgos fundacionales.

Los que defienden al designado dicen que no hay nada más ridículo que ver a un pícher bateando, con sus contadas excepciones, y que habría reducción en la producción de los equipos, cuyo designado es siempre un slugger.

Estoy a favor del bateador designado. Los lanzadores tienen suficiente trabajo en el box como para agregarles más responsabilidades. Sin designado, no habríamos visto la legendaria carrera de David Ortiz, cuya debilidad defensiva, limitaba su labor, pero siguió como designado.

Tampoco habríamos observado el trabajo de Edgar Martínez, Eddie Murray, Harold Baines, Paul Molitor y Jim Thome, entre otros, quienes dieron los toques finales a sus magistrales carreras como designados y ahora todos son inmortales del beisbol de las Mayores.

No sabemos si será aprobada la propuesta, pero hay una serie de varias que se pretenden implementar, como por ejemplo, que cada lanzador deba enfrentarse a un mínimo de tres bateadores antes de ser retirado de la colina. El propósito es acelerar los partidos.

Pero la mayor modificación está en ver si la Liga Nacional acepta un bateador designado o decide continuar como hasta el momento.

Sigue a Edgard Rodríguez en Twitter: @EdRod16

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: