Paquetazo fiscal con graves estragos en la economía nicaragüense

Empresarios consultados aseguran que se desataría una emigración de compañías y otras locales comenzarían a cerrar en cascada si se concreta el ajuste a la Ley de Concertación Tributaria

construcción

El sector de la construcción es una de las actividades más informales de Nicaragua y en este campo se planea quitar exoneraciones y exenciones a maquinarias, así como aumentar la carga impositiva. LA PRENSA/Carlos Valle

El paquetazo fiscal y la reforma a la seguridad social que está imponiendo el régimen de Daniel Ortega conducen a los nicaragüenses a “una economía de subsistencia”, afirmaron empresarios consultados, quienes revelaron que se desataría una emigración de compañías y otras locales comenzarían a cerrar en cascada si se concreta el ajuste a la Ley de Concertación Tributaria, que cocina el oficialismo en la Asamblea Nacional.

Lea además: Cosep: crisis sociopolítica en Nicaragua cierra el crédito externo

Solo en el sector lácteo, de las 36 plantas certificadas para exportar, diez cerrarán o reducirán al mínimo sus operaciones.

Ese escenario que amenaza la subsistencia de las empresas y de miles de empleos formales lo expusieron los representantes de las empresas a la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac), aseveró su presidente Wilmer Fernández.

Advertencia que también se las hicieron a los diputados sandinistas en la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, los empresarios del sector que asistieron a la “consulta” de la propuesta de reforma a la Ley de Concertación Tributaria, la cual busca aumentar la carga fiscal al empresario y gravar los alimentos.

Puede leer: Industria turística perdió más de 400 millones de dólares en 2018

El mismo efecto devastador se causará en el sector comercio, turístico, construcción, urbanismo y el resto de las actividades del país debido al paquetazo fiscal.

Construcción

Leslie Martínez Suazo, presidenta de la Cámara Nicaragüense de la Construcción (CNC), manifestó este jueves que la crisis en Nicaragua se resuelve con un acuerdo político y no con medidas recaudatorias.

“El año pasado todos los sectores sufrimos un incremento de los insumos, como el agua y la luz, luego tuvimos que lidiar con el alza de los combustibles, pero estas medidas son más serias, porque con el INSS nos van a descapitalizar a las empresas, porque es una factura que hay que pagar mensual y esto le resta capacidad de trabajo a las empresas”, dijo.

También: Reformas fiscales impuestas por Ortega aumentarán la tercerización en Nicaragua

Martínez agregó que con la reforma tributaria será peor la situación. “Antes de aplicar estas medidas ya nos habían quitado los créditos, muchas empresas han cerrado, ¿cuál va a ser la tendencia? Va a aumentar la informalidad, o se cierran las empresas o hay una migración empresarial”.

El sector de la construcción es una de las actividades más informales de Nicaragua y en este campo se planea quitar exoneraciones y exenciones a maquinarias, así como aumentar la carga impositiva.

Al régimen de Daniel Ortega le urge cubrir el hueco en el Presupuesto General de la República de 2019 y por eso impone un ajuste fiscal enfocado en extraer del sector empresarial unos 317 millones de dólares, equivalentes a unos 10,168 millones de córdobas, que es casi similar al déficit presupuestario.

LA PRENSA/ARCHIVO

10 plantas lácteas quebrarían

Según Fernández, el análisis hecho por las plantas lácteas es que las 36 no tendrían capacidad para asumir en sus costos de operaciones los cambios bruscos con los impuestos, sin embargo diez son las más vulnerables a cerrar debido a la reclasificación que se está planteando en la reforma por el volumen de sus transacciones, que las haría pasar a la categoría de grandes contribuyentes.

Lea: Reformas del INSS van contra la Constitución de Nicaragua y Cosep alista recurso legal

“Esto significa pasar de pagar 1 por ciento del pago mínimo de retención mensual del Impuesto sobre la Renta (IR) a 3 por ciento, condenando de esta forma el desarrollo de las exportaciones y el crecimiento del sector”, afirmó el presidente de Canislac.

Bajarán precio a productores

Las pocas opciones que tienen las empresas “para subsistir” será reducir el acopio de leche, bajarle el valor de compra al productor, pero aun así debido a que la carga fiscal será mayor, su estructura de costo aumentará y por ello subirá el precio de venta de los productos elaborados a base de leche a los consumidores.

Que las plantas reduzcan el acopio de leche perjudicará a los productores, como efecto directo de la reforma fiscal del régimen orteguista.

Puede leer: Régimen de Daniel Ortega busca “subsanar” problema de liquidez con dinero del BCN

Canislac afirmó que hay un efecto en cascada en todo el sector porque los aproximadamente 140 mil productores pequeños, medianos y grandes en el país son afectados, porque de la venta diaria de la leche de sus vacas pagan la parte operativa de su empresa. De tal forma que al mermarles la compra de leche, dejarán de invertir en sus fincas y reducirán la cantidad de trabajadores.

El paquetazo fiscal contiene varias medidas, enfocadas principalmente en aumentar la alícuota del pago por adelantado que hacen las empresas en concepto de IR, así como reducir las exoneraciones y gravar con el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) a insumos agrícolas.

Respecto al IR, las empresas medianas y grandes deberán pagar por adelantado en concepto de pago mínimo definitivo entre 2 y 3 por ciento, en lugar del 1 por ciento que venían reportando hasta ahora.

También: Presupuesto de la República 2019 no es sostenible, advierte Funides

Otro golpe de la reforma es que se elimina el incentivo fiscal a los exportadores, afectando con ello las inversiones de las empresas para aumentar la producción local y con ello restándoles competitividad en el mercado externo.

De acuerdo con Canislac, esto implicaría que el 1.5 por ciento del incentivo a las exportaciones deje de entregarse y por tanto “deja de ser un atractivo para que las plantas incrementen sus exportaciones, donde se coloca el 40 por ciento de la leche producida en el país”.

La dictadura orteguista también grava con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y con el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) los helados, incluidos los que llevan cacao.

LA PRENSA/J.FLORES

Cero producción de helados

“El gravar con IVA a los helados implicaría de forma inmediata el cese de la producción de helados en Nicaragua, dejándose de acopiar aproximadamente 250 mil litros de leche por mes”, afirmó Fernández.

Las consecuencias de que cese la producción nacional de helados serán el despido de unos doscientos trabajadores, además del cierre de quinientos distribuidores y de tres mil carritos que se usan para la venta ambulante, dejando a cientos más de desempleados.

También: Comerciantes de lácteos de mercado de Estelí enfrentan severas pérdidas económicas

La reforma tributaria también afecta a las cooperativas porque plantea que cuando las transacciones de sus socios superen los 160 millones de córdobas, se les aplicará la retención del pago mínimo del IR del 2 por ciento, y cuando superen los 160 millones de córdobas, entonces pasarán a grandes contribuyentes y se les retendrá el 3 por ciento.
Canislac sostuvo que las cooperativas acopiadoras de leche bajarían en acopio para no ser grandes contribuyentes, perjudicando directamente a sus asociados.

Culpan a Cosep y Funides

Los diputados sandinistas y miembros de la Comisión Económica, Wálmaro Gutiérrez y Wilfredo Navarro, minimizaron este jueves las consecuencias de las medidas fiscales pues ambos insistieron en el discurso de que se protege a la mayoría de la población y que el mayor impacto recaerá en las empresas grandes.

También: Crisis sociopolítica en Nicaragua agarró en su peor momento a la construcción privada

Navarro echó la culpa al Cosep y a Funides de que “si no hubieran apoyado el intento de golpe fallido, no estuviéramos haciendo reformas tributarias”. Sin embargo, el dictamen de la propuesta de reforma sigue retrasándose, pues Gutiérrez dijo que continúan recibiendo “aportes” a la misma.

No habrá negociación

El director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social y miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, Juan Sebastián Chamorro, aseguró este jueves en su cuenta de Twitter que “no se negocian impuestos mientras existan prisioneros políticos, medios cerrados y violación a derechos. Las medidas pretendían hacernos negociar y nadie llegó. Pensaban aprobarla el viernes y ahí las tienen. Desde el primer día estamos en la lucha”.

Castigan hasta los más pobres

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), criticó que el régimen no acepte su responsabilidad en la crisis y trate de vender sus duras medidas recaudatorias fiscales, así como la reforma a la seguridad social, usando “el discurso de Robin Hood”, al ponerse como “salvador de los pobres para engañar sobre la verdadera implicancia” de sus medidas.

“El hecho real acá es que a trabajadores activos les van a quitar más de su salario para pagar al INSS, igual los empleadores pagarán más por sus trabajadores. Además el trabajador recibirá entre 30 y 40 por ciento menos en su pensión cuando se jubile, eso no afecta a empresas ricas, sino a un cotizante que aportó toda una vida”, dijo Chamorro.

El director de Funides señaló que las medidas tributarias son recaudatorias y, por tanto, no solo les quitan recursos a las empresas pues la gente pobre tendrá que destinar más de su dinero para comprar sus alimentos, servicios y bienes del hogar.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: