Turismo nicaragüense pierde valor con la crisis sociopolítica

Pero además al haber una pérdida de valor agregado en el turismo, el sector es menos competitivo, porque la calidad del servicio se ha visto mermada

Industria turística fue muy afectada con la crisis sociopolítica y este año con las reformas advierten un colapso en el sector. LA PRENSA /ARCHIVO

Además de la pérdida de ingresos como consecuencia de una reducción en la llegada de turistas, la industria sin chimenea nicaragüense resintió el año pasado la pérdida de uno de los componentes del valor agregado del sector: el talento humano, que en los últimos años había venido mejorando por fuertes inversiones que las empresas estaban realizando para mejorar la atención y la calidad de los servicios a los viajeros.

La situación ha empeorado por el rápido deterioro de la marca país. Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), manifestó que antes de la crisis Nicaragua era reconocida como destino emergente de la región, cotizado por su autenticidad, seguridad y accesibilidad, todo esto como parte del valor agregado del sector, que este año se encuentra diezmado.

Lea además: Entre abril y septiembre de 2018 el ingreso por turismo en Nicaragua cayó US$232 millones en plena crisis

“La caída del turismo provocó un gran impacto en la generación de divisas, eso a la vez provocó que varias empresas cerraran y redujeran su personal, siendo que el 93 por ciento ha sido golpeado severamente con el talento humano, lo que a la industria nos había costado muchísimo. Capacitar al personal nos llevó años y mucho esfuerzo, con eso la industria redujo su valor agregado”, sostuvo.

Valenti explicó que debido a que los servicios que ofrece el turismo no son de primera necesidad, esto obliga al sector a ingeniársela para atraer a clientes con productos con valor agregado y para ello se requiere un “mayor esfuerzo de gestión”, lo que con la crisis se ha deteriorado fuertemente.

Menos competitividad

Pero además al haber una pérdida de valor agregado en el turismo, el sector es menos competitivo, porque la calidad del servicio se ha visto mermada.

Puede leer: ¿Qué busca el Intur en Rusia y en los países del Alba?

“La gestión del valor en el sector turístico es de gran importancia para la competitividad de los productos turísticos, pero lamentablemente con la crisis el turismo ha sido golpeado como nunca antes. Es la primera vez desde el desarrollo de la actividad turística en Nicaragua, desde 1990, que hemos sido afectados, ni siquiera (en el 2001) con el ataque a las Torres Gemelas, ese año nos mantuvimos, no hubo crecimiento, pero tampoco caímos”, sostuvo Valenti.

Reforma fiscal atenta contra el turismo

El sector ahora se enfrenta a otra dificultad, la aprobación de la reforma al Seguro Social y la encaminada reforma tributaria.

Valenti agregó que ya con la reforma al Seguro Social esperan un fuerte golpe, ahora de concretarse la reforma tributaria la industria se terminará de hundir, porque la mayoría de las empresas están en estado crítico.

“Con las reformas los costos van aumentar, no se va poder hacer turismo interno, eso vendría a impactar más al sector, porque con la crisis el turismo interno fue lo que nos mantuvo. Lo otro es la falta de competitividad porque los costos van a subir, y lo últimos es que con esto se va a forzar el cierre de más empresas y habrá despidos”, dijo Valenti.

Añadió que solo con la reforma al Seguro Social “muchas empresa dicen que no pueden asumir esos costos” porque están desde el 2018 tratando de sobrevivir, “si le agregamos el impacto que van a tener las reformas fiscales, no creo que podamos resistir, porque no dejarían sin liquidez”.

TambiénReforma da “tiro de gracia” a turismo nicaragüense

Recientemente en un comunicado Canatur sostuvo que tanto la reforma al Seguro Social como la tributaria son medidas recaudatorias que dan un tiro de gracia al ya agonizante negocio del ocio.

El tesoro perdido

Canatur detalla que más que el arte la forma, el texto o colores, la marca país se valora por los atributos y esos atributos con la crisis sociopolítica se vieron afectados.

“Cual es el tesoro como industria que hemos perdido, hemos perdido la marca Nicaragua, a nivel internacional más allá del logotipo, lo que Nicaragua representaba ante el mundo se ha perdido, el país ya estaba siendo reconocido a nivel internacional como destino emergente y eso con todo lo que pasó se perdió, en el 2018 se transitó por tres marcas, conceptos distintos, que no ayudaron en nada”, dijo Lucy Valenti, presidenta de Canatur.