Reforma fiscal podría ocasionar cierre de supermercados en Nicaragua

Régimen busca cobrar el anticipo del IR sobre sus ventas totales, y no sobre márgenes de comercialización

El régimen busca implementar una recesiva reforma fiscal en momentos que el consumo de los hogares se vino al suelo, como consecuencia del impacto de la crisis política. LA PRENSA/ARCHIVO

El paquete de reformas a la Ley de Concertación Tributaria que el orteguismo busca imponer para oxigenar sus debilitadas finanzas significará para los supermercados un impacto demoledor, advirtió la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), que recordó que este negocio en cualquier parte del mundo se basa en altos volúmenes de ventas y un bajo margen de utilidad.

Durante años, las cadenas de supermercados se venían acogiendo al artículo 63 de la Ley de Concertación Tributaria para pagar el anticipo mensual sobre los márgenes de comercialización, y no sobre sus ventas totales.

A este artículo fiscal también se acogían los corredores de seguros, gasolineras, entre otros, que tienen esquemas de negocios similares a los supermercados, es decir, que sus ganancias dependen de volúmenes de ventas.

Lea además: Crisis provocará más despidos en 22 actividades económicas de Nicaragua

Sin embargo, en el proyecto de reforma tributaria ahora se especifica qué sectores serán beneficiados con ese método de cálculo del anticipo mensual del IR, entre los que menciona: corretajes de seguros, corretaje de bienes y raíces, agencias de viajes, casas y mesas de cambio de monedas extranjeras y las distribuidoras minoristas de combustibles, pero no se incluyó a los supermercados.

Se estima que en el negocio de los supermercados a nivel mundial los márgenes de utilidad neta apenas rondan entre 2.5 y 3 por ciento de sus ventas. LA PRENSA/ ARCHIVO
Se estima que en el negocio de los supermercados a nivel mundial los márgenes de utilidad neta apenas rondan entre 2.5 y 3 por ciento de sus ventas. LA PRENSA/ ARCHIVO

O sea, estos negocios ahora les tocaría pagar el anticipo mensual del IR sobre el total de sus ventas, y no sobre sus márgenes de comercialización, este último no es más que la diferencia entre el precio que paga el consumidor con respecto al que pagó la tienda para adquirir el producto.

Puede leer: Aliado del dictador Daniel Ortega pide no ajustar el salario mínimo

Esto sería un golpe demoledor para el sector, que además de ello tendrá que soportar el incremento de alícuota del anticipo que pasaría de 1 a 3 por ciento, en el caso de los grandes contribuyentes, y de 2 por ciento para las medianas empresas.

Un ejemplo

Por ejemplo, si un jabón de lavar en el súper llega al consumidor a veinte córdobas, pero la tienda pagó por ello 18 córdobas, sobre la diferencia de los dos córdobas enteraba al Fisco su anticipo mensual del IR. Ahora si no se incluye a los supermercados en la especificación del artículo 63, deberá pagar ese anticipo sobre el total de los veinte córdobas.

(VIDEO) Wálmaro Gutiérrez asegura que el ajuste anual de las pensiones se mantiene

No obstante, los volúmenes de ventas de estos supermercados se verían comprometidos debido a que como consecuencia del incremento del precio por la decisión del régimen de quitar la exoneración y exención a varios productos de la canasta básica, la demanda se vendría abajo.

Medida “confiscatoria”

El presidente de Cadin, Sergio Maltez, reconoció el impacto y recordó que los supermercados “tienen márgenes de utilidad bajos por el inventario y los volúmenes, para que podás sobrevivir tenés que tener márgenes del 10 por ciento y eso es difícil en cualquier lugar del mundo, ya no digamos el flujo mensual que dejás de poseer, es una medida confiscatoria”.

También: Paquetazo fiscal con graves estragos en la economía nicaragüense

La caída del consumo se vería influenciado por el aumento en varios productos de la canasta básica, que perderán la exención y exoneración.

Maltez estima que si el paquete de reformas fiscales se echa a andar la cesta familiar se elevará de 13 mil a 17 mil córdobas, “más de cuatro mil córdobas, esto es casi un aumento del 29 por ciento del costo para los consumidores”.
Se estima que en el negocio de los supermercados a nivel mundial los márgenes de utilidad neta rondan entre 2.5 y 3 por ciento de sus ventas. De ahí es que este negocio está basado en volúmenes de ventas.

En Nicaragua operan La Colonia, la cadena de supermercados Walmart (que incluye La Unión y Palí) y PriceSmart. LA PRENSA buscó la versión de estas empresas y no respondieron a las consultas. LA PRENSA/ ARCHIVO
En Nicaragua operan La Colonia, la cadena de supermercados Walmart (que incluye La Unión, Palí y Maxi Palí) y PriceSmart. LA PRENSA/ ARCHIVO

En Nicaragua operan La Colonia, la cadena de supermercados Walmart (que incluye La Unión y Palí) y PriceSmart. LA PRENSA buscó la versión de estas empresas y no respondieron a las consultas.

Coincide con caída del consumo

El régimen busca implementar una recesiva reforma fiscal en momentos que el consumo de los hogares se vino al suelo, como consecuencia del impacto de la crisis política.

En el tercer trimestre del año pasado (julio-septiembre) el consumo de los hogares cayó 7.1 por ciento, un nivel no visto en años. Eso provocó que hasta septiembre el acumulado de este indicador se ubicara en 4 por ciento.

El régimen, por ejemplo, plantea reducir o eliminar exenciones a productos como detergentes, toallas sanitarias, papel higiénico, pasta de dientes, entre otros.

Maltez considera que sumando los costos del Seguro Social y si entran las reformas fiscales, “para cualquier trabajador andarán sus costos arriba de un 30 por ciento del poder adquisitivo de su ingreso”.

En los últimos años la inversión en el sector de supermercados ha crecido fuerte, impulsada por las tres cadenas de supermercados que estaban en abierta competencia.

Alejandro Aráuz, economista, manifestó que desde que se aprobó la reforma a la seguridad social en los supermercados se revalorizaron los productos.

En paralelo a la reforma fiscal que el régimen está cocinando en la Asamblea Nacional, de mayoría sandinista, las empresas ya fueron golpeadas con el aumento del aporte a la patronal, que pasó de golpe de un 19 a un 22.5 por ciento para las que tienen más de cincuenta trabajadores y a 21.5 por ciento para las que tienen menos de ese número de empleados.

Además: Industria turística perdió más de 400 millones de dólares en 2018

“Yo he consultado con algunos gerentes de supermercados y ellos ya están previendo sus efectos, ya comenzaron a formar precio que es algo importante en la economía, los formadores de precios forman su precio conforme a expectativa y hacen sus cálculos y valoran el impacto que van a tener en sus costos de producción, luego de acuerdo con la demanda el precio se va ajustando, hasta que haya un punto de equilibrio, pero desde la semana pasada se observó un aumento en los precios”, sostuvo Aráuz.

El régimen busca con desesperación 317 millones de dólares para subsanar el hueco financiero que ha provocado el impacto negativo de la crisis sociopolítica, que se originó en abril pasado luego de una brutal represión a raíz de unas fallidas reformas a la seguridad social que le costó la vida a más de 325 nicaragüenses.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: