En marcha la Ley de Reconciliación: distribuyen cuadernos escolares con el emblema de la Policía

La distribución de útiles escolares se realiza cada año, pero esta sería la primera vez que el logotipo de la institución es incluido en los cuadernos de los menores.

Policía Orteguista coloca su logo en cuadernos. LA PRENSA/ Cortesía

Los hijos de los miembros de la Policía Orteguista (PO) deberán cargar con el estigma de la institución que masacró a la población nicaragüense. Este año el logotipo de la Policía fue grabado en los cuadernos que estos niños llevan a la escuela, situación que para expertos en educación es un intento del régimen para “cambiar la imagen negativa” de la PO y el inicio de la aplicación de la Ley de Reconciliación, que se aprobó recientemente.

Previo al regreso a clases, la Policía entregó 9,629 bonos escolares valorados en 12.5 millones de córdobas, según dijo el subdirector general de la Policía, comisionado general Aldo Sáenz Ulloa, durante la entrega realizada en el complejo policial Faustino Ruiz, en Managua. La distribución de útiles escolares se realiza cada año, pero esta sería la primera vez que el logotipo de la institución es incluido en los cuadernos de los menores.

Además estos cuadernos se entregarán a hijos de trabajadores del Sistema Penitenciario Nacional y otras dependencias del Ministerio de Gobernación, según conoció LA PRENSA. Fuentes ligadas a la institución señalaron que debido a problemas presupuestarios se recortó el contenido de los paquetes escolares entregados a estos trabajadores.

Le puede interesar: Francisco Díaz, jefe de la Policía Orteguista repite discurso estatal

El director del Foro de Educación y Desarrollo Humano (FEDH), Jorge Mendoza, señaló que “no se podía esperar menos del Gobierno” y que este tipo de acciones de la PO se veían venir desde que fue aprobada la Ley para la Promoción del Diálogo, Reconciliación, Trabajo y Paz, que da facultad a la Policía para tener acceso a las escuelas y promocionar “la reconciliación”.

Por lo anterior, Mendoza estima que “hay un interés del Gobierno en promocionar los símbolos de la Policía, para introducir una falsa percepción de que esta es una institución que está en las familias, que está en la escuela, que está en las calles y que es una institución que aporta a la educación y a la convivencia pacífica. Son textos que alejados de la pertinencia esconden una intencionalidad política clara, al tener las familias y los chavalos un logotipos como este”, agregó.

Actualmente el jefe policial, primer comisionado Francisco Díaz, está sancionado por Estados Unidos por dirigir la masacre el año pasado contra los nicaragüenses, que dejó como saldo más de 325 muertos, entre ellos niños y adolescentes, así como estudiantes de secundaria y universitarios.

Lea además: Régimen muestra su odio contra Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau

El exministro de Educación, Carlos Tünnermann, ve una intención clara del Gobierno: “Han puesto el logo de la Policía como para ir generando confianza entre los estudiantes en una institución que no cesa de cometer secuestros y allanamientos. En consecuencia, me parece a mí que no se debe utilizar el sistema educativo con ese propósito, si la Policía quiere recuperar la confianza de la población, lo primero que tiene que hacer es reconocer que han actuado de una manera más allá de las funciones que les asigna la Constitución”.

La educación no debe ser ni religiosa ni ideológica

Para la doctora en Educación, Vanessa Castro, haber colocado el logotipo de la PO en los cuadernos escolares es algo inaudito, ya que “la educación no debe ser ni religiosa ni ideológica” y a su criterio el régimen está repitiendo errores que cometió en la década de los años ochenta.

Lea también: Régimen “oculta” agentes de la Policía Orteguista en rotondas de Managua

“Lo que se hizo en los (años) ochenta por parte del Frente Sandinista, del cual yo era militante y además miembro de la Asamblea Sandinista, para mí fue un grave error, haber tratado de adoctrinar a los niños utilizando los libros y textos escolares. La educación no debe ser ni religiosa ni tampoco ideológica porque lo que vos querés es que los niños aprendan cosas que les van a ser útiles en la vida, para poder trabajar, ¿a quién le va servir que lo adoctrinen?”, se pregunta.

Adoctrinamiento claro y descarado

El emblema de la PO en los cuadernos escolares es solo una muestra del sesgo partidario en el sistema educativo. En la nueva edición de los textos de Estudios Sociales la historia de Nicaragua es narrada como uno de los discursos del dictador Daniel Ortega, de tal forma que en la página 220 del libro de cuarto grado se refiere a los gobiernos previos al segundo mandato de Ortega.

“Recuerda: Los gobiernos neoliberales pusieron fin a un conjunto de beneficios sociales en función de los intereses del capital privado. Algunos sectores sociales se vieron en la necesidad de luchar por sus intereses. La corrupción estatal fue una de las características de este periodo histórico”, dice el libro.

Más en: Jefe de la Policía Orteguista, Francisco Díaz, debería ser procesado por “confesión”, según la CPDH

Mientras tanto, en la página 221 del libro de cuarto grado hay una referencia sobre el gobierno de Ortega: “Por segunda vez, el pueblo nicaragüense dio su voto de confianza al FSLN, en esta ocasión en el marco de un gobierno de reconciliación y unidad nacional… En Nicaragua se encontraba en un estado lamentable, con apagones todos los días, con un alto índice de desempleo, con una educación privatizada al igual que la salud”, dice el texto.

Para el director del Foro de Educación, el sesgo partidario “cada vez se fortalece más”, ya que el Ministerio de Educación no se molesta en disimular su intención de adoctrinamiento en los colegios, principalmente ahora que se amparan en la nueva “Ley de Reconciliación”.

Banderas del partido

Durante la inauguración del año escolar en el Instituto Nacional de Occidente (INO), León, el pasado 4 de febrero, la bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ondeó como si fuera otro símbolo nacional. La ministra de Educación, Miriam Raudez, hasta desfiló sonriente por una pasarela adornada con las banderas de la alfabetización, el FSLN y la patria, un acto simbólico que evidencia el alto grado de politización del sistema.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: