Reforma fiscal solo para «recoger dinero»

La reforma tributaria debería buscar el bienestar común, principalmente el de los más desposeídos, y no solo recoger dinero para el Gobierno

Monseñor Silvio Báez oficia la santa misa en Catedral Metropolitana de managua. LA PRENSA/ARCHIVO

La reforma tributaria que impulsa el Ejecutivo debería buscar el bienestar común, principalmente el de los más desposeídos, y no solo recoger dinero para el Gobierno, consideró ayer el obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez, quien dijo que desde la doctrina social de la Iglesia la lógica de cobrar impuestos es precisamente el bienestar social.

“Si una reforma fiscal va a favorecer a toda la sociedad, sobre todo a la gente más indefensa, tiene sentido, pero no una reforma fiscal solo con un fin tributario, es decir recoger dinero, recoger dinero porque hay que sobrevivir; la reforma fiscal tiene que poner en el centro a las personas y la gran pregunta es si esto le está haciendo bien a la gran mayoría pobre de la nación”, expresó Báez.

Le puede interesar: Los principales ajustes fiscales que impuso el régimen de Daniel Ortega

A lo que el obispo se refiere es que al aprobarse la reforma tributaria, que actualmente está siendo discutida en la Asamblea Nacional, automáticamente se elevarán los precios de los bienes y servicios de consumo nacional. El ajuste en los impuestos se produce en un momento en que la economía nicaragüense está en recesión, miles de personas están desempleadas y se encuentran al borde de la pobreza.

Los pobres también sufrirán el ajuste

Aunque el paquete de reformas incrementará la carga tributaria principalmente a las empresas, el Consejo Superior de la Empresa Privada ha advertido que una vez sean aprobadas estas reformas el setenta por ciento de los productos de la canasta básica va a subir de precio más del cincuenta por ciento. Productos como detergentes, toallas sanitarias, papel higiénico, desodorante, pasta de dientes, entre otros, experimentarán un alza inmediata.

Lea también: Régimen orteguista retrocede en sus intenciones de aplicar impuestos a la res y el pollo

Además, el aumento de los impuestos tendrá lugar semanas después de que entraron en vigencia las reformas al Seguro Social, por lo que más allá del alza de los precios, habrá un incremento de la tasa de desempleo en el país, ya que muchas empresas se verán en riesgo de cerrar o peor aún, se tendrán que ir del país.

Entre los más afectados con el aumento de los impuestos está el sector de restaurantes y hoteles, así como las plantas cárnicas, que recientemente alertaron del impacto negativo que tendría la reforma fiscal, ya que el ajuste fiscal obligaría a las empresas a cerrar operaciones en cascada, principalmente las que están vinculadas al turismo, cuya actividad económica pasa su peor momento en más de una década.

Intentaron gravar hasta las remesas

En su afán de recoger dinero, para llenar el vacío de financiamiento que hay en el Presupuesto General de la República, el régimen de Daniel Ortega intentó gravar con el Impuesto sobre la Renta (IR) a las remesas familiares; sin embargo la protesta de la población en las redes sociales obligó a los operadores del régimen a retroceder. Desde entonces la aprobación de la reforma fiscal ha sido postergada.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: