Orteguismo no desiste de su guerra contra UCA

Conseguir un aumento salarial, aunque esto implique el despido de parte de la planilla de la Universidad Centroamericana (UCA), es el objetivo que se han propuesto los dirigentes sindicales de la UCA

Desde que la Universidad Centroamericana (UCA) regresó a clases, los estudiantes son asediados por la Policía Orteguista (PO), situación que no contribuye a que la universidad logre recuperarse en medio de la crisis. LA PRENSA/ARCHIVO

Conseguir un aumento salarial, aunque esto implique el despido de parte de la planilla de la Universidad Centroamericana (UCA), es el objetivo que se han propuesto los dirigentes del Sindicato de Trabajadores Administrativos de la Universidad Centroamericana (STUCA), quienes amenazan con irse a huelga si la administración no les cumple este beneficio establecido en el convenio colectivo. Tal pretensión resulta inconcebible para las autoridades universitarias cuando el presupuesto de la UCA se redujo en un treinta por ciento.

Debido a que la UCA es una universidad subvencionada, el Sindicato de STUCA pertenece a la Federación de Sindicatos de Trabajadores Universitarios de Nicaragua (Fesitun) que dirige la diputada sandinista Maritza Espinales. Desde hace varios años el régimen gobernante ha intentado controlar a las autoridades de las universidades, pasando por encima de la Ley 89, Ley de Autonomía de las Instituciones de Educación Superior.

Según el secretario general del sindicato, Wilmer Vásquez, en la última asamblea realizada el pasado 7 de febrero, los trabajadores de la universidad decidieron que no van a ceder en ninguna parte del convenio colectivo, que estará vigente hasta el mes de noviembre, ya que tampoco tienen la certidumbre que la universidad no va a despedir parte del personal.

Lea: “Esto es un castigo por tener pensamiento crítico”

“En un primer momento nuestro rector (el padre José Alberto Idiáquez) dijo que él no tenía en mente despedir a un solo trabajador, pero los trabajadores cerraron filas diciendo ‘si me van a correr que me den todo lo que dice nuestro convenio’, porque al momento que despidan a un trabajador, siempre y cuando tenga la escala seis de nuestro convenio colectivo, entonces tienen un beneficio de 12 meses de goce de salario”, explicó el sindicalista.

Para el rector de la UCA, José Alberto Idiáquez, la actitud de los líderes sindicales de la universidad “no es nada conciliatoria” y hasta “da la impresión de que están viviendo en otro país”, ya que no están conformes con que la administración está tratando de evitar despidos en medio de la crisis económica.

“Hemos intentado conversar con el sindicato, porque da la impresión que están viviendo en otro país, porque en una situación en que hay una depreciación muy grande y que la universidad ha sufrido una baja (en el presupuesto) que es considerable, que es del treinta por ciento, pues no puedes pedir aumento salarial. Nosotros lo que estamos haciendo es tratar de evitar despedir personal”, expresó Idiáquez.

Le puede interesar: CNU recortó 67 millones de córdobas a la UCA, un 26.7 por ciento de su presupuesto

Sin embargo, para el sindicato la palabra del rector no es suficiente. En entrevista con LA PRENSA, Vásquez dijo que si las autoridades de la UCA tuvieran la intención de no despedir a nadie deberían hacer un compromiso por escrito.
“Yo como abogado, si vos me decís algo verbalmente las palabras se las lleva el viento, mientras que si vos me das un documento así como este (señala) donde están haciendo un acuerdo de que no va a haber despidos y que habrá estabilidad laboral hubiese sido diferente”, dijo el sindicalista.

Por otro lado, el rector explicó que en este momento las finanzas de la universidad no son las mejores y recordó que este año el Consejo Nacional de Universidades (CNU) recortó en un treinta por ciento la asignación del presupuesto estatal a la UCA. Además, la universidad apenas ha recuperado el ochenta por ciento de los estudiantes que tenía antes de la brutal represión del régimen de Daniel Ortega.

La UCA y su estudiantado han jugado un papel fundamental en la lucha cívica, que busca democratizar Nicaragua. De ahí la represión del régimen Ortega-Murillo.

Demandar ante el Mitrab

Según el líder sindical de la UCA, Wilmer Vásquez, los trabajadores de esa universidad están dispuestos a entablar una demanda ante el Ministerio del Trabajo (Mitrab) o hacer huelga si la administración no cumple el ajuste salarial.

Lea también: “No podemos con este desajuste tan grande dar becas a los nuevos”

“El procedimiento que vamos a llevar podría ser ante el Mitrab, después la ley habla de huelga, habla de paro, habla de arbitraje y después que nos vayamos a los juzgados. Vamos a agotar todas las vías administrativas y judiciales para que se nos respete nuestro convenio”, dijo el sindicalista.
Vásquez agregó que durante 2018 ellos cedieron parte del convenio colectivo debido a que la UCA no estaba en condiciones de cumplirlo.

¿Asfixiar a la UCA?

Para el rector de la UCA, José Alberto Idiáquez, las exigencias de los sindicalistas de la UCA “más bien (parece que) quisieran asfixiar a la universidad laboralmente y económicamente, yo pienso que ahí hay un error del líder sindical y de los sindicalistas que apoyan eso”. El convenio colectivo de la UCA es muy amplio y plantea beneficios como becas para los hijos de los trabajadores, ajuste salarial cada año, servicios oftalmológicos, odontología, entre otros.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: