Zona de Strikes: ¿Qué nos dejó la Serie del Caribe en Panamá?

La Serie del Caribe nos demostró que no estamos tan distantes de los demás países como suele creerse, pero ojo, tampoco estamos a la par de ellos

Edgard Rodríguez C.

Aún no se disipa el júbilo de la Serie del Caribe ganada por Panamá y entre nosotros ya hay diversos replanteos en relación al concepto que hemos tenido del beisbol nacional.

Una vez más, nos gana la emoción, como siempre, en un contexto en el que nos gusta llegar a conclusiones universales sobre aspectos que son estrictamente coyunturales.

Primero se aseguró que Panamá, aún reforzado por los cuatro nicas y otro tanto de colombianos, no tenía nada que ir a hacer a la Serie del Caribe. Y la ganó con toda legitimidad.

Claro, fue una sorpresa. Eso nadie lo anticipó, pero ¿con base en qué no se le dio ningún chance a Panamá si no disponíamos de toda la información para emitir un juicio?

Y aunque hay quienes ya dicen que la Serie del Caribe bajó de calidad porque la ganó el club invitado, también hay quienes creen que no hay diferencia entre unos y otros.

Mi punto es: no creo que nuestro nivel (hablo de los equipos como Panamá, Colombia y Nicaragua) se haya acercado al de los otros países miembros de la Serie del Caribe.

Sin embargo, no somos tan malos como a veces creemos. A menudo subestimamos el talento local y luego nos sorprendemos cuando vemos lo que son capaces de hacer.

Una serie corta no define la calidad de un país. Aquel cuento de “que gane el mejor”, es falso. Muchas veces gana el malo. El beisbol no obedece a leyes de la lógica. Es inexplicable.

Lo que nos queda como país, es seguir trabajando por el desarrollo del talento joven. Necesitamos que más nicas sean firmados y que lleguen dominar el juego técnicamente.

Debemos dejar de vernos con sentido lastimero, que no valemos nada, pero tampoco hay que agarrar la vara y creer que ya estamos para competir con las potencias mundiales.

El aporte de los nicas para la victoria de Panamá en la Serie del Caribe fue determinante, pero como país no hemos avanzado mucho y se debe continuar trabajando duro.

Eso sí, todo indica que se va por el camino correcto. Elmer Reyes lució tremendo, pero ese es un jugador construido en las Ligas Menores con los Bravos y las ligas del Caribe.

Algo similar pasa con Carlos Teller. Ahora, Jilton Calderón, quien ha sido hecho en casa, tiene un talento tremendo. Lo ha probado donde ha llegado, pero no hay muchos así.

Sigue a Edgard Rodríguez por Twitter: @EdRod16

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: