José «Quiebra Jícara» Alfaro pierde su novena pelea consecutiva en el exterior

Hubo un momento en el despegue boxístico de José "Quiebra Jícara" Alfaro (31-12-1,  25 KOs) que parecía partir piedras y repartir garrotazos con su poder.

José Alfaro y David Theroux en el pesaje oficial. LAPRENSA/CORTESÍA

Hubo un momento en el despegue boxístico de José «Quiebra Jícara» Alfaro (31-12-1,  25 KOs) que parecía partir piedras y repartir garrotazos con su poder. Todo eso fue desapareciendo desde la derrota contra Yusuke Kobori al perder su título mundial en la primera defensa. Se creyó en 2010 su despertar en el despojo sucedió ante Erik Morales en México, pero fue un espejismo de lo que más tarde mostraría.

Te puede interesar: José Alfaro fue noqueado en el primer round en Filipinas

En esa pelea ante Kobori fue donde empezó el rosario de derrotas en el exterior hasta desembocar a la de este sábado en Canadá contra  David Theroux (15-3, 11 KOs) en el sexto asalto, cuando la esquina de Alfaro se dio cuenta que no tenía razón el seguir recibiendo castigo, no tener la respuesta con el golpeo ni el oxígeno necesario para continuar y la opción final era tirar la toalla: un gran esfuerzo de Alfaro en medio de la superioridad del oponente, el cual tampoco se vislumbra con un futuro prometedor, pero fue suficiente para anular al excampeón nicaragüense.

Rápidamente desde el primer asalto impuso Theroux su ritmo, buscando a Alfaro, manteniendo la distancia con jabs repetidos y marcando la contundencia con el cruzado de izquierda. El canadiense ganó fácilmente los dos primeros asaltos ante un Quiebra Jícara sin movilidad. No obstante, hubo un cambio en el tercero. El excampeón tiró sus dados, entró al intercambio, pegó a los bajos y en corto, aprovechó constantemente a usar el upper cut. El mejor y único asalto que Alfaro ganó, pero no pudo causar mayor daño. A partir del cuarto el desgaste en el nicaragüense era evidente, jadeaba y resistía, en el quinto empezó a dejar de responder. Se activó el instinto de supervivencia sin objetivo alguno porque la victoria ya se empezaba a ver distante.

Además: Wilmer Hernández: “No soy un neófito, sé que soy capaz de dirigir a Román”

En el desenlace, la respuesta de Alfaro fue el amarre. Theroux lo llevó a las cuerdas y descargó sus penas. Luego en el centro del ring Quiebra Jícara se sostenía, desinflado por el esfuerzo del tercer round y sin un panorama optimista, a la esquina no le quedó otra decisión que tirar la toalla. Inmediatamente el réferi detuvo el combate. Seis asaltos en los cuales el exmonarca sudó y dejó una impresión de gran esfuerzo y ligero coraje, pero acumuló su novena derrota seguida de las 12 en total que posee en su carrera.