Empresarios piden al Gobierno y a la Alianza Cívica voluntad política para encontrar solución a la crisis

Los empresarios instan a ambas partes propiciar con urgencia una negociación incluyente, seria y franca, la cual permita una solución “rápida, efectiva y creíble”

Daniel Ortega, el dictador de Nicaragua. LA PRENSA/ Tomada de El 19

Daniel Ortega, el dictador de Nicaragua. LA PRENSA/ Tomada de El 19

Los cinco representantes del sector privado del país que se reunieron el sábado pasado con Daniel Ortega y Rosario Murillo, hicieron público este domingo un comunicado en el que plantean al Gobierno y a la Alianza Cívica de Nicaragua propiciar con urgencia una negociación incluyente, seria y franca, la cual permita una solución “rápida, efectiva y creíble” a la crisis del país, pero con base en objetivos democráticos e institucionales.

Lea además: Daniel Ortega reabre diálogo nacional

“Tomamos la iniciativa de solicitar un encuentro para reiterarle al Gobierno la urgencia de una negociación incluyente, seria y franca con la sociedad civil para abordar la grave situación social, política y económica que atraviesa el país”, revela el documento que está firmado por cinco de los más importantes empresarios de Nicaragua: José Antonio Baltodano, Carlos Pellas, Roberto Zamora, Ramiro Ortiz y Juan Bautista Sacasa.

A la reunión del sábado también asistieron como testigos el arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, y el representante del papa Francisco en Nicaragua, monseñor Waldemar Sommertag.

Objetivo: abrir puertas

En el documento, los empresarios dejan claro que otro de sus objetivos en el encuentro fue “abrir las puertas” para que el gobierno de Ortega y la Alianza Cívica reanudan el diálogo suspendido por Ortega en junio pasado.

Puede leer: Cardenal Brenes sobre la reunión entre Ortega y los empresarios: “Quedaron en tener otros encuentros para ir consolidando”

“Nuestros únicos objetivos con esta iniciativa fueron abrir las puertas para reanudar la negociación entre el Gobierno y la Alianza, así como trasladar al Gobierno la urgencia de abordar los planteamientos de la sociedad civil y la comunidad internacional para resolver la crisis y trabajar en los objetivos democráticos e institucionales que le den al país viabilidad política y económica de largo plazo”, plantean los empresarios.

A continuación el comunicado de los empresarios:

Por otro lado, el sector privado hace un llamado a todos los sectores de la sociedad para respaldar una negociación y a la vez reconocen “el encomiable trabajo” realizado por los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), quienes fueron mediadores y testigos del Diálogo Nacional que fue suspendido por Ortega en junio de 2018, cuando se buscaba una solución a la crisis del país.

También: Sergio Ramírez asegura que estrategia de diálogo de Daniel Ortega va “contra la realidad” 

“Hacemos un llamado a todos los sectores de la sociedad nicaragüense, para que, de darse una negociación, la respaldemos decididamente y reconozcamos el encomiable trabajo que ha venido realizando la Iglesia católica”.

“Esperamos que el Gobierno y los negociadores de la Alianza Cívica lleven a cabo las acciones necesarias que reflejen una sincera voluntad política de resolver la situación que atraviesa la nación, a través de una negociación rápida, efectiva y creíble, para que el país se encamine pronto en una senda de desarrollo económico y social, que incluya los cambios institucionales que aseguren un futuro democrático duradero”, dijeron en el comunicado.

Reacciones de la comunidad internacional

La reunión del sábado que tomó por sorpresa a muchos por el sigilo con el que se preparó provocó sin embargo positivas reacciones del embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Kevin Sullivan, y organismos internacionales de derechos humanos como la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La CIDH hizo pública una serie de propuestas para un futuro diálogo nacional entre el régimen de Ortega y la Alianza Cívica.

Lea además: Presidente del Parlamento Europeo envía carta a Daniel Ortega pidiendo la liberación de los presos políticos

La Comisión consideró que para que en Nicaragua se pueda desarrollar un diálogo “efectivo y legítimo”, es necesario representatividad, paridad, libertad, espontaneidad y credibilidad de todas las partes involucradas.

Otra consideración que hace la CIDH es que se debería incluir en el diálogo “a los familiares de las víctimas fallecidas y detenidas, de las exiliadas, de los estudiantes, de los movimientos sociales y campesinos, de los nuevos colectivos y movimientos surgidos poscrisis”.

Por otro lado, el organismo de derechos humanos que presenció en Nicaragua la masacre estatal considera que la mesa de diálogo requiere equilibrio de representación eclesiástica, empresarial y social en relación con las instituciones del Estado.

Puede leer:  El objetivo tras los discursos de odio de Rosario Murillo y el glosario de la gesta

Asimismo, la CIDH deja claro en su publicación por Twitter que un “diálogo de buena fe” exige liberar a todos los manifestantes presos, devolver bienes confiscados a medios de comunicación, restituir personería jurídica a organizaciones y dejar sin efecto los decretos de la Policía Orteguista que prohíben manifestaciones.

El organismo además recordó que su Mecanismo de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), creado a raíz de la crisis, tiene como uno de sus objetivos prestar asistencia técnica al Diálogo Nacional, por lo cual aceptaría regresar al país, para cumplir su misión integral y colaborar en el restablecimiento del respeto a los derechos humanos y la justicia.

Oportunidad que no hay que desperdiciar

El excanciller Francisco Aguirre Sacasa consideró que hay varios factores que están obligando a Ortega a flexibilizar su postura, en especial las presiones internacionales, la crisis económica y la crisis política que atraviesa su aliado, el dictador venezolano Nicolás Maduro.

“El Carmen (en referencia a la residencia de Ortega y Murillo) comprendió que políticamente su situación era extremadamente precaria e insostenible, sobre todo por la situación de Maduro en Venezuela”, asevera el excanciller de Nicaragua.

También: Contraloría General de la República “ciega” ante corrupción estatal

El exdiplomático considera que el acercamiento de Ortega con los empresarios y la Iglesia católica es un gesto de buscar alternativas para que se supere la crisis de Nicaragua.

“Creo que Daniel está tratando de mostrar flexibilidad y una capacidad de dejar a un lado las diferencias supuestamente irreconciliables para buscar una salida a la crisis. Esto nace de realidades objetivas como la tremenda presión internacional, un presupuesto desfinanciado, reservas internacionales que se están agotando y una absoluta imposibilidad de financiar al Estado emitiendo bonos. Todo esto apunta a la destrucción del activo más importante de su gobierno: el crecimiento que logró en el decenio que comenzó en 2007. Y pone en peligro su posición política, su familia y su capacidad de ‘jinetear’ en la actual situación. Tarde o temprano, las realidades se imponen y eso es lo que estamos viendo ahora”, refiere Aguirre Sacasa.

Lea: 302 días de resistencia ciudadana contra Daniel Ortega

“Con las acciones de El Carmen, el vaso está lleno a la mitad, no está medio vacío. Y mi apreciación es consistente con las posturas que están tomando la OEA, la Iglesia, los Estados Unidos y la santa sede. ¿Hay riesgos? Por supuesto que sí. Pero por primera vez en trescientos días hay humo en el panorama nicaragüense. Reconozco que es gris, y no blanco. Pero al menos ya no es negro. Por eso lo responsable es aprovechar esta oportunidad y no desperdiciarla”, agregó.

Condiciones básicas

A juicio del analista político y exdiputado opositor Eliseo Núñez, la reanudación del diálogo entre el régimen y la Alianza Cívica debe estar basada en un ambiente de confianza y de condiciones.

“Las condiciones de un diálogo son muchas, pero para mí se resumen en tres: libertad de los presos políticos, libertad de expresión y libertad de movilización”, resalta Núñez.

Otro escenario que plantea Núñez del porqué el régimen de Daniel Ortega ahora ha cambiado de actitud y está buscando diálogo se debe a dos hechos: “el colapso económico y la caída de Maduro”.

Además: CIDH, Oacnudh, Alianza Cívica: Las reacciones ante una posible reanudación del Diálogo Nacional en Nicaragua

“Él tratará de obtener preacuerdos antes de que estas dos cosas sucedan, para que cuando llegue su desventaja cerrar el trato, no lo cerrará antes porque es clave para él saber cómo termina Maduro. Si termina por revuelta masiva, es su peor escenario; por intervención militar, que es el escenario medio, y si negocia condiciones, que es el último. Dependiendo de cómo termina Maduro, Ortega sabrá cuánto puede o no ceder acá”, apuesta Núñez.

Langrand: debemos unirnos alrededor de este esfuerzo

Para el exdiputado opositor Carlos Langrand, actualmente en el exilio, el encuentro del sector privado con Daniel Ortega y los miembros de la Iglesia católica es positivo.

“Es positivo, sin importar cómo se dio (el primer paso), el hecho que se abra un espacio a la paz y justicia que demanda el pueblo nicaragüense. Tenemos que unirnos alrededor de este esfuerzo y dejar por fuera los intereses particulares”, afirma Langrand.

A juicio de Langrand, más allá de si Ortega busca cómo oxigenarse, lo ve como una acción de sobrevivencia del dictador, quien tiene a todo un país en su contra y también a la comunidad internacional.

También: Orteguismo sigue con la intención de aparentar normalidad tras masacre en Masaya

“Creo que ya el agua le está llegando a la nariz y una oxigenación no es posible, es más un tema de vivir o morir, no me parece que vaya a inmolarse”, considera.

“La contundencia de las presiones externas y la terquedad del pueblo a persistir en sus demandas libertarias obligan a Ortega a buscar una salida. La ruta es la misma. No podemos caer en un orteguismo sin Ortega”, sostiene Langrand.

Iglesia dispuesta

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, afirmó este domingo que durante el encuentro que sostuvo el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo con un grupo de empresarios el sábado se habló sobre las inquietudes del gremio empresarial, las de la población, y las peticiones que ha hecho el Parlamento Europeo. Brenes fue uno de los invitados a esta reunión en calidad de testigo.

Lea: Madres de presos políticos y Madres de abril quieren ser parte del Diálogo Nacional

“La Iglesia siempre va a participar cuando sea invitada por las partes… hay que seguir abogando y esperamos que pronto las personas privadas de libertad obtengan su libertad, y los medios de comunicación puedan desarrollar con todo el respeto y la objetividad su noticia”, expresó el guía espiritual.

País necesita viabilidad

“Nuestros únicos objetivos con esta iniciativa fueron abrir las puertas para reanudar la negociación entre el Gobierno y la Alianza, así como trasladar al Gobierno la urgencia de abordar los planteamientos de la sociedad civil y la comunidad internacional para resolver la crisis y trabajar en los objetivos democráticos e institucionales que le den al país viabilidad política y económica de largo plazo”, exhortan los empresarios en un documento donde exponen la crisis del país y que urgen al gobierno de Ortega resolver.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: