José Antonio Baltodano: «Nosotros no hemos negociado nada, nos vemos como un puente y nada más»

Baltodano, uno de los cinco empresarios que participó en la reunión con Daniel Ortega y Rosario Murillo, cuenta de qué se habló en el encuentro

José Antonio Baltodano Cabrera, director honorario de Funides. LAPRENSA/ARCHIVO

José Antonio Baltodano es uno de los cinco empresarios que se reunió el sábado reciente con Daniel Ortega y Rosario Murillo.

En esta entrevista revela por qué tomaron la iniciativa de solicitar la reunión con la pareja presidencial, que se dio exactamente el día que se cumplieron ocho meses de la ruptura del Diálogo Nacional de parte del Gobierno.

Además de ser uno de los principales empresarios del país, fue presidente de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), desde donde hizo énfasis en la importancia de la democracia y el fortalecimiento de las instituciones en el país.

Lea además: Empresarios explican objetivo de su reunión con Daniel Ortega

LA PRENSA conversó con Baltodano sobre la reunión que sostuvieron los empresarios con Ortega y Murillo este sábado 16 de febrero. “Nosotros trasladamos al presidente y la vicepresidenta una visión objetiva y franca de la crisis nacional y de las demandas que percibimos de amplios sectores de la población”, expresó.

¿Quién solicitó la reunión? ¿Ustedes o el Gobierno los invitó?

Nicaragua atraviesa una crisis social profunda que lleva a todas las partes a buscar un punto de encuentro. La necesidad de la reunión surge de la crisis, y no de ningún interés o persona particular. En la reunión participamos Roberto Zamora, Juan Bautista Sacasa, Carlos Pellas, Ramiro Ortiz y yo, acompañados por el señor cardenal Brenes y el nuncio monseñor Sommertag en calidad de testigos.

Nuestro propósito es abrir una puerta a un proceso de negociación. Nosotros no hemos negociado nada, nos vemos como un puente y nada más.

Puede leer: Cardenal Brenes sobre la reunión entre Ortega y los empresarios: “Quedaron en tener otros encuentros para ir consolidando”

¿Qué planteamiento le llevaron al Gobierno en este primer encuentro?

Nosotros le trasladamos nuestra franca percepción de lo grave de la crisis nacional, el costo social del desempleo masivo y de la urgencia de cambiar el rumbo a través de una conversación y negociación amplia y abierta entre las partes del conflicto. Enfatizamos la responsabilidad que tenemos todos los sectores de anteponer los intereses de país antes de los propios.

El sector privado ha dicho que la solución a la crisis es política y que eso llevará a mejorar lo económico. ¿Qué se conversó sobre eso?

Será labor de las partes que negocien definir los temas a tratar. Sin embargo, en nuestra conversación, recalcamos la importancia de restablecer confianza en el país, para lo cual se deben tratar temas políticos, sin dejar temas sobre la mesa. Es una oportunidad para buscar una verdadera reconciliación nacional que nos lleve a una senda de desarrollo económico sostenible, dentro de un Estado democrático donde quepamos todos los nicaragüenses, para lo cual las partes deben llegar con la mente abierta a tratar los temas que sean necesarios.

También: Sergio Ramírez asegura que estrategia de diálogo de Daniel Ortega va “contra la realidad” 

En el tema electoral, ¿hablaron de adelantar elecciones?

Como expliqué anteriormente, nosotros no hablamos de temas específicos, solo de la necesidad de las partes de llegar con mente abierta a tratar los temas necesarios para lograr la solución a la crisis, que pasa por discutir problemas tanto de índole político como social.

En abril se vencen todos los cargos de magistrados de la Corte Suprema y la mayoría del Consejo Supremo Electoral,
esta es una oportunidad para transformar esos poderes. ¿Han tomado eso en cuenta?

Esperaría que este tema y otros tan importantes sean tratados en la mesa de negociación.

¿Se planteó la liberación de los presos y el regreso de la CIDH y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas?

Este es un tema que toda Nicaragua quiere ver resuelto y por lo que amplios sectores de la sociedad están luchando. Como mencioné al inicio, nosotros trasladamos al presidente y la vicepresidenta una visión objetiva y franca de la crisis nacional y de las demandas que percibimos de amplios sectores de la población.

La situación económica del país no resiste mucho tiempo este estancamiento de la crisis, ¿han planteado un calendario de reuniones o una hoja de ruta?

Ambas partes reconocimos la importancia de dar inicio lo más pronto posible a este proceso de negociación; así como la necesidad de que las partes estructuren los procedimientos, reglas y detalles del proceso para construir un diálogo amplio, franco y que busque la reconciliación nacional a través del desarrollo económico sostenible basado en un estado democrático.

Lea: El objetivo tras los discursos de odio de Rosario Murillo y el glosario de la gesta

De reiniciarse el Diálogo Nacional, ¿ustedes estarían presentes o la Alianza? ¿O serán nuevos actores?

Considero que la Alianza tiene que ser parte en este proceso de negociación.

¿Seguirá mediando la Conferencia Episcopal? ¿Estaría más involucrado el Vaticano?

Estamos convencidos de la importancia de la participación de la Conferencia y el Vaticano en este proceso. El cardenal Brenes mencionó que la Iglesia católica está lista para reanudar la negociación, y su interés fue demostrado al acompañarnos como testigos en esta conversación con las autoridades del Gobierno.

Nuestro propósito es abrir una puerta a un proceso de negociación. Nosotros no hemos negociado nada, nos vemos como un puente y nada más”.
José Antonio Baltodano, sobre su participación en la reunión con Daniel Ortega.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: