Zona de Strikes: Un inicio sin sorpresas en el beisbol nacional

El beisbol nacional movilizó a los fanáticos en la mayoría de los departamentos en el fin de semana inicial, pero en Managua su arranque pasó inadvertido

Edgard Rodríguez C.

Con 48 partidos pendientes, quizá no sea apropiado llegar a conclusiones drásticas tras un primer fin de semana en el Campeonato Nacional de Beisbol Superior, a pesar de que muchas series se movieron en la dirección anticipada.

Que el Bóer haya barrido a Granada no es sorpresa. La tribu es claramente un mejor equipo que la tropa sultaneca. Sin embargo los Tiburones no son tan frágiles como se mostraron. Ellos van a dar pelea. Ya lo verán.

Los Dantos es buen equipo, es el campeón defensor, pero no se previó que fuera a Bonanza a barrer a la Costa Caribe. El punto es, el equipo del Ejército es muy competente, pero la Costa no es tan endeble como se vio.

Los Leones dominaron la serie ante Boaco, pero los Productores le sacaron su juego a los felinos, como ha ocurrido últimamente, lo cual significa que hay dejar de ver a este equipo por encima del hombro. Es de cuidado.

Sin embargo, la conclusión inicial es que al menos en el arranque del torneo, los resultados que se dieron no se deberían considerar sorpresivos. La mayoría de las series se movieron como se previó.

Falta mucho camino por recorrerse en el torneo, pero equipos como Dantos, Bóer, León y Costa –a pesar de la barrida- tienen una ventaja clara respecto al resto de los conjuntos y poco a poco irán tomando el paso.

Detrás de estos equipos, hay otros cuatro que suelen ser peligrosos: Matagalpa, Frente Sur, Chontales y Granada, quienes una vez que agarren el ritmo, deben provocar mucho daño, sin olvidar a Chinandega y Estelí.

Madriz, que desde el año pasado insinuó que va en evolución, no dejó respirar a Río San Juan, mientras Nueva Segovia se imponía a Zelaya Central y eso tiene animada a la gente de Las Segovias, al menos por ahora.

El torneo ha tenido un inicio saludable, con mucha asistencia de los fanáticos –excepto en Managua- y partidos revestidos de emoción y mucho drama. También hubo malos juegos y otros demasiado lentos.

Ya habrá tiempo para los ajustes, pero el beisbol ha vuelto a su lugar, al terreno de juego. Es una pena que el país tiene otras prioridades como resolver la crisis sociopolítica y la búsqueda de un mejor futuro para todos, pero el beisbol está ahí, de regreso.