Ronald Rivera, el jugador con tres jonrones en la primera serie: «Mi fuerza viene de Dios»

Ronald Rivera tiene claro de donde proviene su fuerza: “Mi fuerza viene de Dios”, dice el pelotero de Chichigalpa. Mientras habla, ocupa cada segundo para introducir un consejo, un versículo bíblico...

Ronald Rivera tiene un explosivo arranque con el madero. LAPRENSA/JADER FLORES

Ronald Rivera tiene claro de donde proviene su fuerza: “Mi fuerza viene de Dios”, dice el pelotero de Chichigalpa. Mientras habla, ocupa cada segundo para introducir un consejo, un versículo bíblico o dejar bien sentado que “soy un instrumento y el señor me utiliza a su manera”. El receptor de Chinandega volvió al foco mediático al conectar tres cuadrangulares: uno en cada partido en el arranque del campeonato de Primera División. Rivera muestra una chispa diferente este año. En la campaña pasada ligó dos jonrones, cifra que ya fue superada de un solo golpe.

Te puede interesar: Álvaro Rubí celebró su cumpleaños con un Grand Slam y un jonrón decisivo

“Dios es bueno y para siempre es su misericordia”, dice Rivera. “Yo dejo que Dios me sorprenda. Siento que será mi año. El señor no abandona a sus hijos”. Rivera confiesa que atrapó dos rectas y una curva. El primer cuadrangular se lo conectó a Shendell Benard de Carazo en el sexto episodio, el segundo a Bismarck Ruiz en la segunda entrada y el domingo cerró su serie pletórica con el vuelacerca a Samuel Mendoza en el octavo.

Rivera cuando no está jugando beisbol se mantiene evangelizando o ayudando a su familia en el negocio de transporte que poseen. A sus 25 años no deja de pensar en su futuro. “Iba a empezar a estudiar cuando ocurrió la situación que estalló en el país. Tengo varias opciones para estudiar: Agronomía, Ingeniería Industrial y en su momento pensé en ser mecánico, pero ya lo descarté”, apuntó, el joven quien pertenece al Ministerio Manantial de Rivas. No obstante, Rivera está empezando una obra en la casa de sus padres.

Tras el retiro imprevisto de Janior Montes, quedó el vacío en la Selección Nacional. Melvin Novoa y Rodolfo Bone no serán parte del conjunto en los Juegos Panamericanos por sus compromisos con las organizaciones de Grandes Ligas, y ahí surge la competencia entre Leonardo Ortiz, Álvaro Rubí, Ronald Rivera y Rafael Estrada por asumir el reto. “Yo hago mi trabajo y pongo el cien por ciento, el resto será la voluntad de Dios. Siento que me ha preparado para grandes cosas. Quizá y no solo tenga eso, sino mejores para mí”, explicó el receptor.

Trabajar la defensiva y los tiros a segunda es la principal tarea diaria de Rivera. “La mecánica en el tiro en segunda la he estado mejorando, me preparo para tener las piernas fuertes siempre. He adquirido experiencia y ahora veo las cosas distintas. En el bateo me ayudó estar con los Gigantes. Los entrenamientos y ajustes que me hicieron los sigo ejecutando. Mi papá es otro factor en mi carrera”, comentó.

Lea además: 
Ofilio Castro tumba a Nemesio Porras como líder histórico de bateo en Nicaragua

Rivera no quiere que su talento se pierda en la neblina. Después de conectar 15 y 10 jonrones en el 2016 y 2017 respectivamente, tuvo un 2018 de pesadilla, la cual parece haberse disipado: “Siento que estoy entrando a la tierra prometida”, concluyó, el hombre de fe.

Números

Ronald Rivera empezó a jugar en Primera División en 2014. En la primera temporada con Chinandega bateó .273 con dos jonrones y 18 carreras impulsadas. Asimismo, reforzó al San Fernando.
En 2015 bajó su promedio a .248. Un año después lo elevó a .293, empujó 44 carreras y ligó 15 vuelacerca. En 2017 volvió a caer a .247 y el año pasado con 20 juegos promedió .290.

Le mostró el camino

El papá de Ronald Rivera también fue jugador y perteneció a Matagalpa y al Flor de Caña según cuenta el pelotero. “Mi papá Anastacio Rivera me aconseja y siempre me apoya en el beisbol. Además que en otros ámbitos desde pequeño mi familia me llevó por el camino del evangelio. Ahora no pienso apartarme y pronto me casaré”, indicó Rivera.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: