Crisis se ha llevado hasta “anticipos” de contratos en la Empresa Portuaria Nacional

La Empresa Portuaria Nacional presenta problemas financieros, pero eso no está otorgando anticipos para desarrollar obras.

Empresa Portuaria Nacional

Fachada de la Empresa Portuaria Nacional, ubicada en Bolonia y que es la encargada de la administración del Puerto Salvador Allende. LAPRENSA/ARCHIVO.

No solo en el Puerto Salvador Allende se refleja la crisis del país al lucir con poca afluencia de visitantes y restaurantes a punto de cerrar, porque la Empresa Portuaria Nacional (EPN) —que lo administra— no garantiza ahora el anticipo a las empresas que le desarrollan obras, confiaron ingenieros bajo anonimato.

Según el excontralor de la República, Agustín Jarquín Anaya, el anticipo no está normado en la Ley de Contrataciones Administrativas del Sector Público (Ley 737), sin embargo ha sido una práctica regular porque indudablemente facilita la ejecución.

“Dar el anticipo no es obligación, es una facultad de las entidades que se vuelve una costumbre y por eso se ha incorporado en la Ley de Contrataciones la garantía de anticipo (que aparece en el artículo 68)”, explicó Agustín Jarquín Anaya.

Ingenieros reconocieron que el adelanto que se entrega es entre el 10 y el 20 por ciento del total del contrato, que se va amortizando en la medida que avanzan los trabajos. Pero por la misma iliquidez que se enfrenta los términos se han cambiado y la propuesta es que se cancele todo cuando finalicen los trabajos.

LA PRENSA conoció que la Alcaldía de Managua es otra institución que en varios proyectos ha solicitado los financie la empresa ejecutora sin dar adelantos, prometiendo pagar el ciento por ciento cuando se concluyan. Esto es por la misma razón: la falta de recursos en el arranque del 2019.

Situación grave

La misma crisis del país ha atrasado el avance en la construcción de la IV etapa del Salvador Allende, logrando que a la fecha solo se haya inaugurado un espigón y pronto podrían sumarse unos cinco restaurantes.

Desde su inauguración, en 2008, el Puerto Salvador Allende se convirtió en uno de los principales destinos turísticos a visitar en la capital porque además de ofrecer una variedad de entretenimientos y gastronomía, ofrece una privilegiada posición geográfica. Por la avalancha de visitantes, principalmente en fines de semana, la EPN ha realizado ampliaciones. Pero desde que inició la crisis, causada por la represión del Ejecutivo, la cantidad de visitantes se fue abajo.

Por “pedazos”

En julio de 2018, la Empresa Portuaria Nacional inauguró una parte de la IV etapa del Puerto Salvador Allende.
Debido a la crisis tuvo que avanzar por tramos, colocando concreto por trechos y no de una sola vez, por la falta de fondos.

Entre el espigón, los restaurantes pendientes de abrir, un monumento a la paz y un paseo a la orilla del lago Xolotlán, la inversión fue de 7.5 millones de dólares.