Zona de Strikes: ¿Valen tanto los jugadores de Grandes Ligas?

Los jugadores de Grandes Ligas tienen salarios impresionantes, pero también disponen de una habilidades atléticas únicas y su producción es bien evaluada

Edgard Rodríguez C.

Muchas cejas se levantaron cuando el supersónico lanzador Nolan Ryan se volvió el primer pelotero en ganar un millón de dólares al año en 1980 con los Astros de Houston.

Sin embargo igual había ocurrido en 1913 cuando Ty Cobb de los Tigres de Detroit, se convirtió en el primero de 10 mil dólares anuales. Cobb fue también el primero de 25 mil en 1921.

Cuando Babe Ruth de los Yanquis, elevó la barra hasta 80 mil dólares al año en 1930, la prensa le cuestionó que si creía merecer un salario incluso superior que el del presidente de EE. UU. Herbert Hoover, que era de 75 mil.

“¿Por qué no? si tuve un mejor año que él”, contestó Ruth, quien venía de batear para .359, con 49 jonrones, 153 impulsadas, .493 sobre las bases, 136 bases por bolas , solo 61 ponches y un OPS de 1,225.

Y la espiral no se detuvo. Joe DiMaggio de los Yanquis elevó el récord a 100 mil en 1949, Dick Allen de los Medias Blancas continuó con 250 en 1974 y Mike Schmidt de los Filis disparó la marca a 500 mil en 1977, antes de que Ryan elevara la parada al millón de dólares en 1980.

Hoy día, esos salarios parecen ridículos. Ryan ganaba un millón de dólares al año. Ahora, cada victoria de David Price tiene un costo de un millón 875 mil dólares para Boston. Su salario fue de 30 millones en 2018, cuando ganó 16 juegos.

Manny Machado ha causado asombro con su nuevo contrato con los Padres, de diez años y 300 millones de dólares. Igual nos sorprendió Texas en 2001 cuando le dio a Alex Rodríguez un salario de 20 millones al año.

Y en el 2009, los Yanquis inauguraron el club de los 30 millones anuales con el nuevo contrato para Rodríguez. No obstante, siempre nos parece mucha plata. Y lo es. Lo que pasa es que el beisbol genera esas ganancias.

Los peloteros solo desean la parte que les corresponde. Quizá algún día se va a frenar esa vorágine, pero hasta ahora se ha probado a través de diferentes estudios e investigaciones, que por sus habilidades atléticas especiales y destrezas en general, los jugadores son compensados de manera justa por su contribución en el terreno.

El factor más importante para determinar el salario de un atleta es su producción en el campo (valor de uso), pero hay aspectos colaterales valiosos que impactan la mercadotecnia del equipo (valor de cambio) y elevan sus ganancias.

Lo malo de esto, es que los precios de entrada para los fanáticos son cada vez más caros, lo mismo que todos los gastos que conllevan ir a un parque de Grandes Ligas, aún así, los aficionados encuentran la manera de asistir.

Sigue a Edgard Rodríguez en Twitter: @EdRod16

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: