Historiadores demandan la libertad para el profesor Ricardo Baltodano

La Asociación Nacional de Historia (ANPUH-Brasil), solicitó al régimen de Daniel Ortega, por medio de una carta, la libertad de su colega, Ricardo Baltodano.

La Policía orteguista presentó a Baltodano como terrorista, tras capturarlo ilegalmente. LA PRENSA/ REPRODUCCIÓN DE EL 19 DIGITAL

Se espera que este jueves se desarrolle el juicio del preso político y docente de Historia, Ricardo Baltodano, pese a que dos días antes, la Asociación Nacional de Historia (ANPUH-Brasil), solicitó al régimen de Daniel Ortega, por medio de una carta, la libertad de su colega.

La asociación científica que reúne cerca de siete mil historiadores, manifestó su preocupación por la vida, la salud y los derechos de justicia de Baltodano, quien se desempeñaba como docente de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), una de las casas de estudios superiores más reprimidas por el régimen de Ortega.

A Baltodano lo acusan por terrorismo e incendio en perjuicio del Estado de Nicaragua y el Distrito Seis de la Alcaldía de Managua. No obstante, su esposa, Emilia Ruiz, explicó que cuando lo interrogaron en ningún momento le hicieron preguntas relacionadas a los delitos que lo acusan, en especial, la quema de la Alcaldía.

Lea además: Ricardo Baltodano confinado a una celda de máxima seguridad

El profesor, que también estuvo en las filas del Frente Sandinista para derrocar a la dictadura somocista, asistirá este jueves a su juicio sin haber cruzado una sola palabra con su abogado defensor; no lo han permitido, confió su esposa.
Él fue presentado a la justicia orteguista después de 25 días de su captura en su casa de habitación, posterior a su regreso de la marcha “Juntos somos Patria”, el pasado 15 de septiembre. El hombre de 58 años participaba con su bandera de Nicaragua en muchas de las manifestaciones que el pueblo realizó contra el régimen.

Pese a las condiciones en los que se encuentran los presos políticos, y en especial, los que permanecen en una celda de máxima seguridad, como es el caso de Baltodano, se encuentra bien, dijo su esposa. A la vez, señaló que en dos ocasiones anteriores han reprogramado el juicio, por lo que está a la espera si finalmente se realizará hoy jueves.

Respecto a la carta enviada por ANPUH-Brasil, consideró que responde a que en todo el gremio de intelectuales no cabe en la mente que una persona con cierta preparación vaya a ser un terrorista o vaya a quemar cosas.

“Solo a un gobierno desquiciado para mí y que se siente al borde del abismo es que toman esas medidas”, dijo Ruiz.

Temor por enfermedades

En octubre de 2018, Ruiz denunció ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) el confinamiento de su esposo a una celda de máxima seguridad, en la cual, después de casi cuatro meses, aún permanece.

También contó que cuando le llevan la paquetería, le toman fotografías para exponerlo en redes sociales. Esto también ha sucedido con otros presos políticos, cuyas fotografías son divulgadas a través de canales oficialistas, como una muestra de un supuesto respeto a sus derechos.

Otra de las preocupaciones de la familia de Baltodano son sus padecimientos: fiebre reumática, colon irritable y dolores en la columna vertebral.

Cabe mencionar que Ruiz logró ver a su esposo quince días después que lo capturaron en su casa, en la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote.

Su esposa relató a la Revista Domingo que la celda en la que se encontraba era oscura, no se ve ni las palmas de las manos, tampoco tiene servicio higiénico, solo hay un hueco en el piso, ahí debe hacer sus necesidades fisiológicas, contó.

Lea además: La historia de Ricardo Baltodano, el profesor que fue guerrillero contra Somoza

Su hermana, la exguerrillera, Mónica Baltodano, dijo que su hermano es un profesional y no un delincuente para estar en esas condiciones.

Baltodano también dijo a la Revista Domingo que su hermano procuraba participar en las estructuras del sandinismo y en la educación política. Sin embargo, donde más se involucró fue en la Juventud Sandinista.

Fue coordinador departamental en León y después regional. En la capital también fue coordinador regional y posteriormente, ocupó el cargo de vicecoordinador general de la Juventud Sandinista en todo el país. Su ruptura con el régimen, que ahora lo tiene preso, fue en la década de los noventa.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: