Lucas Dos Santos, el goleador del Managua FC que jugó con Neymar

Existe una obstinación natural en el ser humano de hacer posible lo que parece imposible. Y aunque no se logre en la mayoría de casos, al menos se le da un mordisco al sueño. Eso ocurrió con el brasileño Lucas Dos Santos.

Existe una obstinación natural en el ser humano de hacer posible lo que parece imposible. Y aunque no se logre en la mayoría de casos, al menos se le da un mordisco al sueño. Eso ocurrió con el brasileño Lucas Dos Santos. Salió de su órbita cuando entró en 2011 al equipo Santos de Brasil, pero no solo eso: después de tres semanas en pruebas fue parte del conjunto sub-17, y en los entrenamientos se encontraba frecuentemente a Neymar. Veía enfrente todo lo pretendido: talento, fama, dinero y una pasión por el futbol. “Siempre me digo por qué no me tomé fotos, pero en mi memoria perdurará esos momentos”, relató el sudamericano.

Te puede interesar: Los atacantes brasileños, los más sobresalientes en ofensiva del Torneo de Clausura

“Ese año ganaron la Copa Libertadores. No solo conocí a Neymar, sino también a Ganso y a otras figuras del Santos. Me daba pena tomarme fotos porque al entrenamiento llegábamos sin celulares, aunque sabía que fuera de ahí era difícil volverlo a ver. Tuve una experiencia que a todos les hubiera gustado: estar cerca de Neymar, entrenar y pelear balón con él aunque fuera en entrenamiento”, confesó Dos Santos.

Dos Santos tiene dos tatuajes en su cuerpo. Uno en su mano izquierda, el cual dice: “Mi familia, mi vida” y el otro en la pierna del mismo lado, haciendo alusión al libro bíblico de Salmos (capítulo 91, versículo 7): “Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará”. El primero es el reflejo de lo importante que es su mamá en su vida, trabajadora del campo y también de doméstica, dedicada a superarse con sus hijos, mientras el segundo muestra el nunca darse por vencido, como cuando dejó de jugar dos años y para encontrar su camino en Nicaragua y volver a vivir.

Dos Santos a sus 24 años no ha perdido las ganas de estudiar. “Quiero ser ingeniero civil. Me gustan mucho las matemáticas. Cuando acabe mi paso por el futbol estudiaré”, confiesa el joven que tiene 33 goles en Nicaragua, líder con 15 en el Torneo de Apertura y, actualmente, en la punta con ocho.

Te recomendamos: Lucas Dos Santos de safari devora al Juventus

Su físico no es el más definido. Es más, ha recibido burlas y muchas críticas desde su aparición en Nicaragua. “Yo mismo me burlo porque como un caramelo y me sube dos libras (ríe). Yo no sé cocinar, en Santos y otros equipos me daban la alimentación, acá me ha tocado cocinar y lo más fácil es freír cosas”, explica Dos Santos.

 

No es egoísta en la cancha, también es líder en asistencias con cuatro. Dos Santos tiene una filosofía: “No importa quién anote con tal que el equipo gane”. Le da miedo andar en moto, pero es su única forma de transporte. El muchacho que vino a Nicaragua por la recomendación de Robinson Luiz y la aprobación de Emilio Aburto es el mejor jugador y espera seguir mordiendo lo imposible.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: