Papá de Irlanda Jerez no fue atendido por la Policía y fue acosado y perseguido por las turbas orteguistas

Rolando Jerez no fue atendido porque olvidó la cédula citatoria policial. Cuando fue a traerla y regresó a la estación policial le dijeron que quien lo iba a atender andaba en los juzgados

Rolando Jerez

Rolando Jerez, papa de la presa política Irlanda Jerez, en la delegación I de la Policía Orteguista. LAPRENSA/R. Fonseca

Rolando Jerez, papá de la presa política Irlanda Jerez, no fue atendido por la Policía Orteguista (PO) en el Distrito I de Managua este viernes, donde había sido citado. Además, cuando se retiró de la estación policial fue acosado y perseguido por las turbas orteguistas.

Lea también: Luisa Molina: “Régimen quiere doblegar a los presos políticos”

Jerez, de casi 73 años y padece diabetes, llegó a las 8:00 a.m., hora de la cita, pero como se le olvidó la cédula citatoria, los policías que lo recibieron le dijeron que no lo podían atender . El señor regresó a su casa a buscar el documento y cuando volvió a la estación le dijeron que el investigador que lo iba a atender andaba en los juzgados. También le dijeron que le iban a reprogramar la cita.

Turberos lo atacan

Cuando estaba ofreciendo declaraciones a los medios de comunicación, un grupo de hombres y mujeres que estaba en las afueras de la estación policial le gritó a Jerez que su hija está presa por ladrona y cuando se fue de la estación policial fue seguido por ese grupo de personas, que actuaban como turbas gritando y empujándolo a él y a los periodistas que daban cobertura.

Jerez fue citado un día después que su hijo mayor, Ganímedes Jerez, denunció que su hermana es amenazada de muerte y acosada sexualmente en la cárcel.

Irlanda Jerez es una comerciante del mercado Oriental de Managua que encabezó las protestas civiles contra el régimen de Daniel Ortega, desde el 18 de abril, cuando comenzó la represión policial y paramilitar contra las manifestaciones populares. Fuue detenida por la Policía Orteguista de forma arbitraria el 18 de julio pasado, y tres días después fue sentenciada a cinco años de prisión por una acusación que se le había hecho en 2016.

En este mismo ataque, las turbas del régimen robaron el télefono de la periodista del Diario LA PRENSA, Leonor Álvarez, mientras daba cobertura a una citatoria policial.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: