Día crucial para dos dictaduras

“La ayuda humanitaria va a entrar, sí o sí, a Venezuela porque el usurpador (Nicolás Maduro) va a tener que irse, sí o sí, de Venezuela”, aseguró Juan Guaidó

Una mala consejera, Nicaragua

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y presidente encargado de la República Bolivariana, Juan Guaidó, prometió el 12 de febrero que este sábado 23 la ayuda humanitaria para el pueblo venezolano entrará al país a como sea.

“La ayuda humanitaria va a entrar, sí o sí, a Venezuela porque el usurpador (Nicolás Maduro) va a tener que irse, sí o sí, de Venezuela”, aseguró Guaidó ante una multitud congregada en una plaza de Caracas. “No es la primera vez que Venezuela se va a librar de un tirano; esperemos que sí sea la última”, sentenció el legislador encargado de la Presidencia de la República por mandato constitucional, quien es reconocido por más de 50 países, entre ellos las principales potencias democráticas.

Una enorme cantidad de ayuda humanitaria, sobre todo medicinas y alimentos, se ha acopiado en las ciudades fronterizas de Cúcuta en Colombia, y Roraima de Brasil. Más de medio millón de voluntarios venezolanos, de los cuales más o menos la mitad se espera deben estar hoy en Cúcuta, se han organizado para llevar la ayuda humanitaria a Venezuela.

El usurpador Maduro quiere impedir el ingreso de la ayuda humanitaria, porque aceptarla sería reconocer su fracaso y el fin de la dictadura chavista que dura ya 20 años.

Además, la ayuda solo puede ingresar si los militares venezolanos lo permiten, para lo cual tendrían que entrar en razón, apiadarse de sus compatriotas más necesitados y desconocer la autoridad ilegítima de Nicolás Maduro.

Guaidó les ha pedido insistentemente que se unan al pueblo y permitan el ingreso de la ayuda, y este sábado los miembros de las fuerzas armadas tendrán que tomar una decisión crucial.

Ayer en Cúcuta unas trescientas mil personas participaron en un megaconcierto de solidaridad en el que actuaron consagrados artistas internacionales, y hoy decenas de miles de personas estarán listas para llevar la ayuda humanitaria a Venezuela.

Colocado a la defensiva, Maduro ha concentrado en el lado venezolano de la frontera a miles de sus partidarios, obligados o voluntarios, supuestamente para oír un concierto oficialista con la participación de artistas desconocidos y secundarios. Un enfrentamiento entre la gente de los dos bandos y la intervención de los militares podría desatar un conflicto armado de insospechadas proporciones y consecuencias.

En esas circunstancias Estados Unidos podría intervenir militarmente a favor del pueblo de Venezuela, apoyado por Colombia y Brasil. Se estima que la mayoría de los venezolanos aclamaría una intervención militar extranjera para derrocar a la dictadura, igual que los pueblos de Europa aclamaron a los ejércitos de Estados Unidos y la Unión Soviética cuando los liberaron del yugo nazi.

El presidente Guaidó vinculó el operativo de hoy para el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela, con la liberación del pueblo venezolano. De allí la gran expectativa que se ha creado ante lo que pudiera ocurrir hoy en Cúcuta y Venezuela, lo que en cualquier caso repercutiría directamente en Nicaragua.