Presa política protesta por condena impuesta por juez orteguista y lo acusa de «corrupto y cómplice”

Kenia María Gutiérrez protestó, a través de un carta, por el fallo del juez orteguista Edgar Altamirano, a quien en otra ocasión le escribió en un acta de audiencia: “Señor juez, lea el Salmo 58. De que se van, se van”

Kenia María Gutiérrez Gómez. LA PRENSA/Cortesía

La presa política Kenia María Gutiérrez por medio de una carta protestó contra el fallo de culpabilidad dictado por el juez orteguista Edgar Altamirano, titular del Juzgado Noveno Distrito Penal de Audiencia de Managua, a quien llamó cómplice de la dictadura.

Gutiérrez fue declarada culpable la semana pasada de financiamiento al terrorismo y proliferación y financiamiento a las armas de destrucción masiva, porque supuestamente planificaba un ataque a los medios de comunicación oficialistas, según fallo judicial.

En la carta, la presa política asegura que le repetiría al juez lo que dijo en el juicio, pese a que él mismo la interrumpió varias veces.

Lea también: Delegación de eurodiputados se reúnen con representantes del régimen de Daniel Ortega

Así le expresó que “podrían fabricar todas las pruebas” que quisieran en contra de ella, pero ante los ojos del mundo y de Dios era inocente, mientras que a él su conciencia lo acusaba y lo condenaba “por corrupto y cómplice” de la pareja presidencial.

Gutiérrez es conocida porque en otra ocasión escribió en un acta de audiencia: “Señor juez, lea el Salmo 58. De que se van, se van” y lo firmó como Kenia G. Este salmo de la Biblia habla sobre aplicar justicia correctamente y del castigo para los impíos.

En la cárcel, entonar las notas del Himno Nacional de Nicaragua es considerado un acto de protesta. También hacer simulaciones de la bandera nicaragüense con el uniforme de los presos políticos y algún trapo blanco es otra forma de resistir contra el régimen desde la prisión.

Son más de setecientas personas privadas de libertad; unos rostros son muy conocidos por su protagonismo en la lucha cívica, otros no tanto.

Lea además: Abogado de Lucía Pineda y Miguel Mora relata el trato inhumano al que han sido sometidos los periodistas 

El régimen no ha perdonado a los nicaragüenses que se hayan sublevado en su contra, y, sin importar su lugar de origen, los ha capturado y traído a Managua para enjuiciarlos, condenarlos y hacerlos sufrir, como el caso de Gutiérrez, originaria de Chichigalpa, Chinandega.

El abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, Julio Montenegro, explicó que la mayoría de los casos que él ha defendido, los presos políticos no firman ni el fallo ni la sentencia, como un acto de protesta.

Sin embargo, protestar en las celdas ha implicado ser víctimas de agresiones físicas y verbales, según múltiples denuncias de familiares. Para Daniel Esquivel, miembro del Comité Pro Libertad de Presos Políticos, los reos políticos se apoyan mutuamente, se dan ánimos y siguen protestando porque es una lucha de convicciones y saben que están del lado correcto.

“Esto es una lucha de convicciones, de principios y valores, y eso no te (lo) doblega nadie, así te estén pegando todos los días”, expresó. El pasado viernes fueron suspendidos varios juicios de presos políticos por una reunión de jueces, pero Montenegro no sabe cuándo los reprogramarán. Aún no le han informado.

Entre las formas de protesta de los reclusos están la elaboración de pulseras azul y blanco, se escriben en sus uniformes frases como “de que se van, se van” (en alusión a Daniel Ortega y Rosario Murillo) o la conocida consigna de la lucha antisomocista: “que se rinda tu madre”.

Reos con más restricciones

El abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Julio Montenegro, informó que no menos de catorce personas que están en la galería 301, entre presos políticos y por delitos comunes, se les están restringiendo las visitas familiares y conyugales, además que no les permiten el ingreso de paquetería.

Ellos también denuncian las condiciones de la cárcel, ya que son espacios muy cerrados, donde el calor se vuelve insoportable, en especial al mediodía. Al lugar, no entra mucha luz, lo que permite facilitar el ingreso de insectos y alacranes.

En esa galería está el periodista Miguel Mora, que se encuentra en huelga de hambre y el miembro del Movimiento 19 de Abril de Masaya, Cristhian Fajardo, quien desde enero pidió un cortaúñas porque tenía molestias en sus pies, pero a la fecha no se lo han permitido.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: