Los diálogos

Recordemos los diálogos de Sapoá cuando la Contra los tenía contra la espada y la pared. A ese diálogo fueron corriendo los señores sandineros para salvarse de una derrota

jóvenes, Nicaragua

CARTAS DE AMOR A NICARAGUA

Querida Nicaragua: A Maduro se le venció el tiempo para llamar a más diálogos. Lo hizo siempre que pudo verse asistido por cómplices como Rodríguez Zapatero, quien viajó desde España hasta Venezuela las veces que Maduro lo necesitó.

Igualmente contó con otros izquierdosos que le hicieron coro a los falsos diálogos maduristas. Inclusive logró engatusar al Vaticano con lo cual ganó el tiempo que requería para sostenerse en la dictadura que heredó del chavismo y que todavía lo mantiene en el poder en contra de la inmensa mayoría de los venezolanos que sufren enorme escasez de alimentos y medicinas. Los diálogos han sido el permanente refugio de dictadores tanto de derecha como de izquierda, sobre todo de esta última.

Recordemos los diálogos de Sapoá cuando la Contra los tenía contra la espada y la pared. A ese diálogo fueron corriendo los señores sandineros para salvarse de una derrota en la que no hubieran quedado ni vestigios de su famosa revolución. Tengo informes fidedignos que no admiten duda de que en los últimos días de los ataques de la Contra, los “revolucionarios” tenían lista la estrategia de huida del país para muchas familias de sus partidarios. El plan de paz del doctor Oscar Arias vino a sacarles las castañas del fuego.

Los comunistas dialogan cuando están muy débiles o cuando están muy fuertes. Actualmente y tal como lo ha declarado uno de sus antiguos generales en retiro, Daniel Ortega tiene toda la fortaleza para enfrentarse a un diálogo con sus adversarios ya que tiene mucho que ofrecerles. Toda la represión que se ha visto, los más de setecientos presos políticos, varones y damas, las brutales sentencias de más de doscientos años de prisión a los líderes campesinos, el cierre de medios de comunicación, la persecución a los periodistas independientes, los secuestros a adolescentes por haber estado en los tranques, todos son elementos con los cuales el Gobierno puede negociar una salida limpia que no perjudique su poder económico con el que puede seguir manejando un partido como el que tiene y repartiendo prebendas a diestra y siniestra.

Es por esto, dicen los analistas políticos o algunos de ellos, que el danielismo ha llamado a un diálogo luego de que han pasado varios meses desde que el mismo Gobierno rompió las pláticas alegando que se estaba fraguando un golpe de Estado, golpe que se ha propagandizado sin resultados positivos inclusive en las sesiones de la OEA, en la UE y en todos los organismos a su alcance.

Sin embargo el diálogo siempre será un medio positivo para lograr un buen entendimiento, todo depende de la forma en que lo manejen los demócratas.

El autor es director general de Radio Corporación, fue candidato a la Presidencia de Nicaragua.