Régimen orteguista revela un grave retroceso del empleo en Nicaragua

Nicaragua retrocedió lo que había logrado en el mercado laboral que venía bajando desde 2014, revela el Informe de Empleo de la Encuesta Continua de los Hogares al tercer trimestre de 2018

El paquete de sanciones estadounidense ha tenido un efecto indirecto en el aumento de la incertidumbre de los agentes económicos, lo que daña el crecimiento económico. LA PRENSA/ARCHIVO/CORTESÍA PNUD

En los primeros seis meses de la crisis sociopolítica provocada por la represión del régimen, Nicaragua retrocedió lo que había logrado en el mercado laboral que venía bajando desde 2014, revela el Informe de Empleo de la Encuesta Continua de los Hogares al tercer trimestre de 2018.

El documento, divulgado en silencio por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), detalla que en el tercer trimestre del 2018, es decir seis meses después del estallido de la crisis, el subempleo había alcanzado el 44.9 por ciento, superior en mapas de dos puntos a 2017 cuando era 42.7 por ciento.

Lea también: Cae el consumo de agua potable en Nicaragua por la crisis sociopolítica

Al comparar la cifra se observa que el subempleo en el 2018 llegó a ser superior inclusive que en el 2016, que fue el año en el que más cayó la informalidad, cuando se ubicó en 43.4 por ciento.

El Inide se refiere al subempleo, como ocupados que trabajan menos de las horas establecidas por semana y que están dispuestos a trabajar más horas. También se incluye a las personas ocupadas que ganan menos del salario mínimo. Es decir son empleos precarios y mal remunerados.

Lea además: Cae importación de teléfonos celulares en Nicaragua

Además del subempleo, la encuesta indica que la crisis política que estalló en abril ocasionó que la tasa de desempleo en el tercer trimestre casi se duplicara con relación a la tasa de 2017, que fue de 3.3 por ciento. Al término de 2018 el desempleo se ubicó en 6.2 por ciento.

Pero lo peor del desempleo y el subempleo está en Managua. Según la encuesta oficial, el desempleo en Managua hasta septiembre del año pasado se ubicó en 10.7 por ciento, superior al 5.7 por ciento al término de 2017 y muy por encima de la media nacional.

Puede leer también: Reforma fiscal asfixiaría a empresarias nicaragüenses

En tanto, la informalidad afectaba al 44.3 por ciento de la población asentada en Managua.

A nivel nacional las mayores tasas de desempleo e informalidad están en la zona urbana, según las cifras oficiales.

Paquetazo fiscal empeorará situación

El economista Luis Murillo señala que debido a la inestabilidad política y la reforma al Seguro Social es posible que la informalidad y el desempleo sigan aumentando. La situación empeoraría si el régimen finalmente aprueba el paquetazo fiscal, el cual dejaría sin liquidez a las empresas y empujaría a mayores recortes de planilla.

“A raíz de la crisis sociopolítica muchas personas perdieron su empleo y se volvieron a la informalidad, buscaron una manera de sobrevivir y pasaron a engrosar la cifras de personas subempleadas, lamentablemente dada las circunstancias actuales, la inestabilidad sociopolítica, más personas van a perder su empleo formal”, dijo Murillo.

Le puede interesar: Presidenta de la Cámara de la Construcción de Nicaragua: “No tenemos inversión privada, colapsó totalmente” por crisis política

El economista explica que la situación es preocupante, pues aunque no se ha llegado a los niveles de los ochenta, de seguir la crisis todos estos indicadores de empleo se deteriorarán más, lo que provocará una ola migratoria aún mayor.

Esto coincide con el Informe de Coyuntura 2018 de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), que argumenta que el desempleo precisamente dará paso a una segunda oleada de migración, tras la ocurrida el año pasado cuyo origen fue la migración por conflicto.

Puede leer más en: The Economist no confía en Daniel Ortega

“El año pasado (2018) migraban porque estaban en riesgo, este año (2019) van a migrar porque no van a encontrar trabajo, porque los efectos económicos van a ser tan graves que no van a encontrar oportunidades laborales y van a tomar la decisión de migrar”, indica el informe de Funides.

Al respecto, desde el inicio de la crisis sociopolítica, más de sesenta mil nicaragüenses han salido del país.

También puede leer: Reforma al Seguro Social le costará a las zonas francas 20 millones de dólares

El economista Murillo también advierte que al aumentar la tasa de subempleo en cualquier momento se cae al desempleo, además que no gozan de los beneficios sociales y condiciones mínimas que necesita un trabajador.

Debido al tamaño de la economía y los problemas estructurales del país que evitan conseguir mayores tasas de crecimiento, recuperar los avances alcanzados en el mercado laboral en los últimos años, por muy pequeños que parezcan, no será fácil, señalan los analistas.

Cifras pueden ser peores que las oficiales

El economista Alejandro Aráuz manifestó que esta encuesta publicada por el Inide “tiene inconsistencias técnicas”, al señalar que los datos no coinciden con la realidad del país.

“Sus estimaciones no son consistentes con la realidad que vive el país, hay otros elementos muy importantes en Nicaragua y son las deficientes estadísticas que hay de la población, hay que recordar que en Nicaragua desde que se hizo el último censo, carecemos de alguna medida de datos poblacionales que se acerquen a la realidad”, sostuvo Aráuz.

El economista indica que los porcentajes de subempleo y desempleo deberían ser más altos, dado que el 50 por ciento de las empresas están trabajando a media capacidad.

“El desempleo ha crecido más de lo oficial, si no cómo se explica que 180 mil han dejado de cotizar, o sea es contradictorio con los datos que el mismo Gobierno, que el mismo Banco Central proporciona”, dijo.

En el Informe de Coyuntura 2018 de Funides, se recoge que como consecuencia de la crisis política y el aumento de la incertidumbre entre las empresas, el año pasado solo por despido o suspensión de contrato 453,000 personas resultaron afectadas, de ellas, 137,000 se encuentran en el desempleo abierto.

“Este desgaste tiene implicaciones directas en el aumento de la informalidad, la reducción de los ingresos percibidos y, por ende, un incremento en los niveles de pobreza”, revela el informe de Funides.

Aún está pendiente que el Inide actualice los resultados de la encuesta al cuarto trimestre del 2018, donde debería aparecer el mayor desgaste del mercado laboral como consecuencia de la crisis política.

Detalla que la posibilidad de que estas personas que han perdido su empleo lo recuperen este año es difícil, debido a que la caída de las actividades económicas como consecuencia de mayor incertidumbre y las políticas económicas erróneas impedirán la creación de puestos de trabajo.