Un día antes de la reapertura del diálogo nacional, Policía Orteguista mantiene sitiado el centro de Managua

Patrullas policiales y camionetas Hilux, conocidas en el país por su uso represivo, se mantienen circulando las principales arterias de la capital.

El anuncio de un nuevo diálogo nacional no cambió la numerosa presencia policial en Managua. Por el contrario, aumentó el nivel de militarización, según un recorrido realizado por LA PRENSA en las principales rotondas y avenidas de la capital.

El martes, a un día del primer encuentro entre el régimen de Daniel Ortega y sectores opositores —agrupados en la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia—, la Policía Orteguista (PO) mantuvo sitiado el centro de Managua, principalmente la rotonda Rubén Darío, contiguo al centro comercial Metrocentro, donde entre abril y julio del año pasado fue espacio de marchas y protestas civiles.

Lea además: El golpe a la economía nicaragüense se aprecia en las calles y en la vida cotidiana

La rotonda estuvo rodeada de policías fuertemente armados, mientras patrullas y camionetas Hilux —conocidas por su uso represivo contra la población— circulaban en las principales arterias de la capital.

También el paso a desnivel de Rubenia permaneció tomado por fuerzas armadas, un sitio que solía estar despejado en las últimas semanas. Igualmente, la rotonda de Plaza España estuvo controlada por fuerzas de la Policía Orteguista (PO).

Le puede interesar: Órdenes de libertad para presos políticos cargadas con el discurso político de Rosario Murillo

Esto ocurre mientras diferentes sectores opositores siguen pidiendo el cese de la represión policial, liberación de los presos políticos, desarme de los grupos paramilitares, parar los secuestros de opositores, reformar el sistema electoral y adelantar las elecciones presidenciales, todo esto antes de volverse a sentar con el régimen orteguista a negociar una salida pacífica a la crisis que vive el país desde el 18 de abril pasado.

Este martes se conoció que cien presos políticos serían liberados, de los más de 767 que están en la cárcel.

Puede leer más en: Régimen orteguista orienta a jueces otorgar casa por cárcel a 100 presos políticos

José Pallais Arana, político opositor y quien este miércoles participará en el diálogo, dijo que con esta militarización de Managua “Ortega quiere demostrar que está en una posición de fortaleza, pero su fortaleza es el abuso de la fuerza”.

Pallais aseguró que los miembros de la Alianza Cívica tienen “muy definido qué es lo que vamos a decir y qué es lo que vamos a defender” en la negociación.

Lea también: Presa política protesta por condena impuesta por juez orteguista y lo acusa de “corrupto y cómplice”

“El diálogo tiene que marcar una diferencia, tiene que marcar una nueva actitud. Se va a negociar para intentar explorar a fondo la existencia o la falta de voluntad de los gobernantes y, lógicamente, las primeras cosas que hay que resolver son el tema de la libertad, que no solo es la libertad de los presos políticos (sino) también la libertad de los derechos ciudadanos”, aseveró Pallais.

No hay marcha para este miércoles

El lunes reciente circuló una convocatoria para marchar este miércoles, por la libertad de los presos políticos, pero ni los miembros del Comité de familiares proliberación de presos políticos, ni la Asociación de Madres de Abril (AMA) dieron crédito a esa información.

Daniel Esquivel, esposo de la presa política Irlanda Jerez, dijo que de ninguna manera van a llamar a exponerse a los familiares de presos, sabiendo que en el país hay riesgo de agresión y cárcel para los manifestantes.

Lea además: Régimen orteguista aumenta la represión contra los presos políticos

“Todos bien sabemos que en este momento llamar a una marcha es poner en riesgo la integridad física de todo el mundo, y nosotros no vamos a jugar con eso”, confió Esquivel.

El régimen de Daniel Ortega mantiene a las fuerzas policiales en las calles para evitar levantamientos sociales. Los ataques armados de la PO y paramilitares desde abril, y la persecución y detención de quienes lideraban las protestas, lograron aplastar las marchas en todo el país, hasta que finalmente la dictadura criminalizó las protestas en su contra a través de un comunicado de la Policía Orteguista, el pasado 28 de septiembre.

Uno de los últimos actos represivos se dio en el sector de Camino de Oriente, Managua, el 14 de octubre del 2018, cuando un grupo de personas —la mayoría mujeres y adultos mayores— intentó manifestarse. Treinta y ocho personas fueron detenidas ese día, a quienes al día siguiente liberaron.

El país vive en crisis desde el 18 de abril pasado, cuando comenzó la represión contra las protestas civiles, lo que ha dejado entre 325 y 535 muertos, según diferentes cifras de organismos de defensa de derechos humanos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: