Zona de Strikes: Nolan Arenado, la pieza ideal para los Rockies

Nolan Arenado es un jugador de excepcionales habilidades defensivas, con un bate de poder en Colorado, pero que se debilita un poco fuera de casa

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

Nolan Arenado se queda en Denver.

Lo mejor que podían hacer los Rockies de Colorado era asegurar por varios años al estelar antesalista Nolan Arenado, su jugador más emblemático y la cara de la franquicia.

Y lo mejor que podía hacer Arenado era quedarse con los Rockies, para seguir aprovechando las ventaja que le ofrece Colorado y su estadio de aire enrarecido en las altura de Denver.

No hay que ser muy inteligente para notar que Arenado es una estrella. Ha ganado seis Guantes de Oro y todavía no llega a seis años de servicio en las Mayores. Tiene cinco años y 155 días.

Tampoco hay que profundizar mucho en un análisis para percatarse que recibe una ayuda significativa del Coors Fields de Denver, la casa de los Rockies de Colorado.

Arenado ha bateado al menos .287 en sus últimas cinco campañas. Ha conectado un promedio de 40 jonrones en los últimos cuatro años y ha empujado al menos 130 carreras en tres de las pasadas cuatro temporadas.

El año pasado cerró con .297, 38 jonrones y 110 remolques, que lo ubicaron tercero en la votación para Jugador Más Valioso, detrás de Christian Yelich de Milwaukee y Javier Báez de los Cachorros.

Sin embargo, por lo menos al bate, Arenado en un jugador que como afirma el analista Tony Blengino, se parece a Mike Trout cuando juega en casa y a Todd Frazier cuando lo hace fuera de Colorado.

Arenado acumula promedio lineal de .320/.374/.609 en casa. Eso es average de bateo, porcentaje sobre las bases y el slugging. Ahora, fuera de casa tiene .263/318/ .469, que no son cifras estelares.

No obstante, el asunto no es que cualquiera llega ahí al Coors Field y ya batea. No, el impacto del parque es diferente para cada pelotero y depende de su conjunto de habilidades para verse beneficiado por ese estadio.

Por ejemplo, las cifras de Arenado se incrementan un 25.8 por ciento en el Coors Field con relación a otros parques, pero para DJ LeMahieu (que hasta líder de bateo fue en 2016) solo mejoraban un 7.9 por ciento en Denver.

Entre otros factores, tiene que ver velocidad de salida y ángulo de lanzamiento de los batazos (elevación propicia para batear jonrones), es decir, las características del swing de Arenado, son ideales para brillar en el Coors Field.

Hay jugadores como Carlos González, Ian Desmond y Charlie Blackmond que no tienen mayores beneficios al jugar en Denver, pero otros, como Arenado y Troy Story, están en su paraíso.

Así que había que Colorado tenía firmarlo a Arenado y él tenía que quedarse ahí. Lo han firmado por 260 millones para los próximos ocho años, en una transacción que tiene mucho sentido.

Sigue a Edgard Rodríguez en Twitter: @EdRod16 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: